Iglesia y Sociedad

Ciclo B: el evangelio de san Marcos

3 Mar , 2015  

Esta entrada ha sido leída 13599veces

Respondiendo a una amable invitación, el lunes 23 de febrero ofrecí la primera de tres pláticas de introducción al evangelio de san Marcos en la iglesia de María Inmaculada. La propuesta inicial tenía como destinatarios al equipo de liturgia de dicha parroquia. Terminó siendo una sesión abierta con un notable número de asistentes, más de 300, probablemente animados por el tema y por la inmerecida ponderación que los sacerdotes encargados de la parroquia hicieron de mi persona al hacer pública la invitación en las misas dominicales. La velada fue muy provechosa y las preguntas abundantes al final de la exposición.

Antes de que la segunda sesión pudiera llevarse a cabo, el ciclo de pláticas fue súbitamente suspendido. El sacerdote que me había invitado (lamento que haya tenido que pasar un muy mal rato por mi causa) se disculpó conmigo por los inconvenientes que la suspensión pudiera causarme. Yo comprendí la situación, dado que he tenido experiencias previas en este campo, y cesé la preparación de la segunda sesión y sus respectivos materiales.

Me han informado que ha llegado ya hasta quienes ordenaron la suspensión un CD con la grabación de mi intervención. Me permito ahora transcribir el guión que utilicé para la primera de las tres sesiones sobre el evangelio de Marcos. No es un guión para nada novedoso, sino lo que la investigación bíblica más reciente (y que, con sus matices, podría encontrarse en cualquier introducción postconciliar a los evangelios) sostiene con respecto al tema. Lo dejo para el conocimiento de muchas personas que, escandalizadas, me han preguntado por muchos medios acerca de la suspensión, alarmadas por el contenido de lo que yo estaría predicando. Este es el material que fue enviado a los participantes que dieron su dirección electrónica en la primera (y única) sesión en la iglesia de María Inmaculada.

LOS EVANGELIOS: TESTIMONIO PLURAL SOBRE JESUCRISTO

Tema 1: La formación de los evangelios
“Evangelio”, “evangelizar…” son palabras que se repiten con frecuencia. Se habla de “vivir el evangelio”, de “cumplir el evangelio”. Pero, si alguien pregunta ¿qué es el “evangelio”? muchos quedarán dudando o contestarán: es un libro, es la vida de Jesús, es una doctrina… Efectivamente, la Iglesia posee cuatro libros a los cuales llama “Evangelios”. No es casual que no los denomine “vidas de Jesús”, ni “historias de Jesús”, sino “Evangelios”. Con este nombre se los ha llamado desde la época de los primeros cristianos. Con este nombre se los ha leído, predicado, meditado y utilizado para la oración a través de los siglos.

a. Origen de la palabra Evangelio
En griego, la palabra evangelio significa Buena Noticia. Esta palabra no fue inventada por los cristianos, pues mucho antes que ellos, griegos, romanos y judíos la utilizaban para referirse a los acontecimientos que eran para ellos una buena noticia. Un ejemplo de este uso es la inscripción que la ciudad de Priene dedicó a Augusto en el año 9 dC; su nacimiento se celebraba como buena noticia para el mundo, es decir, evangelio.
Para los cristianos la palabra puede tener tres significados:
– Jesús es la Buena Noticia (Mc 1,1: “Comienzo del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios”).
– El contenido de la predicación de Jesús, lo que Él proclamó con su palabra y con su vida (Mt 4,23).
– Buena Noticia acerca de Jesús (Rom 15,19).

b. ¿Qué son los Evangelios?
Los Evangelios son relatos escritos que conservan la Buena Noticia en forma de narración escrita. Fueron compuestos en los primeros siglos de la Iglesia. Cuatro de ellos fueron integrados en el canon o lista de libros sagrados del N.T. y se conocen con el nombre de evangelios canónicos. Otros muchos que no fueron recogidos en dicho canon o lista oficial, reciben el nombre de evangelios apócrifos.
Los Evangelios a primera vista parecen biografías. De hecho son relatos ordenados que nos hablan de Jesús: de su vida oculta en Nazaret, de su predicación, de su vida pública, de su pasión, muerte y resurrección. La intención de los Evangelios no es la de contarnos todo sobre la vida de Jesús. Aunque pretenden narrar con fidelidad lo sucedido, no son “crónicas periodísticas” ni tampoco historia en el sentido actual de la palabra.
El criterio que siguieron los evangelistas al componer sus obras fue claramente pastoral, con el fin de transmitirnos las enseñanzas de Jesús referentes a su Padre, el Dios de cielos y tierra y al amor que tiene para todas sus criaturas.

c. La redacción de los Evangelios
Jesús comenzó su ministerio alrededor del año 27 dC, pero los Evangelios comenzaron a escribirse cuarenta años después de su muerte. ¿Qué ocurrió en estos cuarenta años? ¿Cómo se transmitieron las palabras y los recuerdos sobre Jesús durante aquel tiempo? ¿Podemos fiarnos de lo que nos cuentan los Evangelios? Para responder a estas preguntas es necesario conocer cómo nacieron y se transmitieron los recuerdos sobre Jesús en las comunidades cristianas. Los Evangelios se formaron en tres etapas: el hecho, la memoria y la escritura.

1. El hecho: la vida de Jesús
El origen de los Evangelios se encuentra en el mismo Jesús y en sus discípulos que le acompañaron. La raíz de la tradición evangélica está en las palabras y signos de Jesús, de las que fueron testigos los discípulos, congregados por Jesús para que estuvieran con Él y para ser enviados a predicar (Mc 3,14).
Muchas de las enseñanzas y signos realizados por Jesús quedaron grabados en la mente y en el corazón del pequeño grupo de sus discípulos, con quienes estableció una relación muy especial. Aquí, cabe tener en cuenta la importancia que la memoria tenía en la antigüedad, sobre todo entre los judíos, en la que el maestro enseñaba a sus discípulos y estos a su vez retenían el mensaje en su memoria.
En tiempos de Jesús la instrucción tenía tres ámbitos: la casa, la sinagoga y la escuela, y en los tres el medio de transmisión de la enseñanza era la memoria. En la casa, el padre enseñaba a sus hijos las tradiciones familiares y religiosas. En la sinagoga se aprendían de memoria las principales oraciones y algunos textos importantes de las Escrituras. Por último, aunque no todos tenían acceso a la escuela, esta institución estaba muy extendida y se basaba en la memoria. En este contexto es fácil entender que los discípulos guardaran muy bien en su memoria las palabras y enseñanzas del Maestro.
Jesús no solo llamó a sus discípulos para seguirle, sino que además los envió a predicar el mismo mensaje que Él anunciaba. Este envío suponía memorizar el mensaje que debían transmitir.

2. La memoria: los recuerdos de Jesús
Luego de la muerte de Jesús, sus discípulos lo vieron resucitado. Este hecho marcó tan fuerte sus vidas, que los signos y las palabras de Jesús fueron adquiriendo un sentido profundo y nuevo, pues eran las palabras y los signos del resucitado, del Hijo de Dios. Por eso, los primeros cristianos se empeñaron mucho más en conservar sus recuerdos sobre Jesús, para comentarlos y transmitirlos con la predicación, la catequesis, y la celebración. Al principio los dichos de Jesús, se conservaron y transmitieron aisladamente, sin ningún orden. Poco después los primeros cristianos los fueron agrupando y ordenando según su estilo o tema (parábolas, versos, refranes, proverbios, anécdotas ejemplares). Así se consolidó una colección de dichos de Jesús, que para las comunidades cristianas eran una tradición sagrada, que les servía para iluminar su propia vida y enfrentar sus problemas.
También comenzó la tradición de los hechos de Jesús. Los que le habían conocido y habían sido testigos de ellos, se los contaban a los que no le habían conocido. Así nacieron los relatos de milagros (Mc 5), controversias (Mc 2,1-3,6) y pequeñas unidades narrativas, como el relato de la pasión. Otro recurso importante utilizado para comentar las tradiciones evangélicas fueron las citas y referencias al Antiguo Testamento. Pues la mayor parte de los primeros destinatarios del Evangelio conocían el A. T.

3. La escritura: la redacción
Con la destrucción del Templo de Jerusalén en el año 70 dC, el judaísmo se concentró en torno a la Ley de Moisés, como único instrumento para mantener la unidad del pueblo judío. La intolerancia acrecentó las tensiones entre la iglesia cristiana y la sinagoga judía de la época, hasta llegar a un abierto enfrentamiento y ruptura. Este hecho favoreció la identificación de la Iglesia como algo distinto del judaísmo. Al mismo tiempo, la actitud de las comunidades cristianas hacia la cultura helenística y hacia el Imperio Romano era, en esta época, una actitud de diálogo e integración (Lucas y Hechos). Los apóstoles y testigos oculares de Jesús habían muerto y ya nadie podía decir, “yo lo vi”. Por eso, se hacía más urgente conservar de forma fidedigna las tradiciones recibidas. Nacen así diversas tradiciones vinculadas a los principales apóstoles de la primera generación (Pedro, Santiago, Juan y Pablo). Los evangelistas reunieron y unificaron estas tradiciones, algunas de las cuales existían por escrito, dándoles la forma de narración ordenada para iluminar las nuevas circunstancias que vivían sus comunidades.
Marcos es el evangelio más antiguo, utilizó y organizó tradiciones y colecciones anteriores (parábolas, controversias, milagros, relato de la pasión). Mateo y Lucas utilizaron a Marcos como fuente principal, aunque con importantes modificaciones para poder aplicar sus relatos a las situaciones de sus respectivas comunidades. Además utilizaron otras fuentes, en un claro intento de completar la obra de Marcos. El Evangelio de Juan tiene su propia historia.

d) ¿Quién es Marcos?

Según (Hch 12,12) probablemente se trataba de Juan Marcos, hijo de la señora María que prestaba su casa para las reuniones de los seguidores de Jesús. Acompañó a Pablo y a Bernabé en algunos viajes misioneros (Hch 12,25). Estuvo cerca de Pablo cuando estaba preso (Col 4,10). Finalmente, lo encontramos en Roma como secretario de Pedro (1 Pe 5,13). Estos datos nos ayudan a descubrir de dónde fue sacando y juntando el redactor final, el material de su Evangelio que tiene dieciséis capítulos. Probablemente fue escrito en Roma, hacia los años 64 y 70 dC, después de que Pedro fue martirizado en Roma y antes de la caída de Jerusalén. El estilo del evangelio es parecido al de un periodista, que pasa la noticia narrando los hechos de una manera franca, espontánea, inmediata. Su mensaje principal es la cruz: demostrar que Jesús es un Mesías servidor, y que su misión se cumple en el momento de su entrega por fidelidad y amor, en la cruz

e) La cuestión de los símbolos
La Iglesia desde sus orígenes dio un símbolo a cada evangelista. Se fijaron sobre todo en el principio de cada Evangelio y apoyándose en Ap 4,6-7. Los simbolizaron así:
• Marcos. Está simbolizado por el león, se lo simboliza así porque este Evangelio comienza en el desierto, donde vivían los leones (Mc 1,4).
• Mateo. Está simbolizado por el rostro humano, se lo simboliza así porque el Evangelio comienza con la genealogía de Jesús (Mt 1,1).
• Lucas. Está simbolizado por el toro, se lo simboliza así porque el Evangelio comienza en el Templo donde se sacrifican los toros (Lc 1,8).
• Juan. Está simbolizado por el águila, se lo simboliza así porque este evangelista comienza su Evangelio remontándose a los orígenes: “En el principio era el Verbo…” (Jn 1,1).

Hasta aquí el material que sirvió de base para la primera sesión del interrumpido ciclo de pláticas. Esto es lo que compartí el lunes 23 de febrero. Va como apresurada respuesta a la reiterada pregunta: “¿pues qué andabas predicando?” y a manera de apenado y agradecido saludo a las personas que me honraron con su presencia y a los sacerdotes que amablemente me invitaron a compartirlo.

Esta entrada ha sido leída 13599veces


19 Responses

  1. Cual seria la duferencia entre darte un tema a ti o a unas empleadas domesticas maaamooon, pedante

  2. Juan Ramón López Ruiz dice:

    Sin duda un mensaje claro, sencillo, enriquecedor. Sin ambajes y sin «entrelineas». Gracias Raúl por mantenerte fiel a tus principios. Creo que vale la pena que publiques las otras 2 partes en la redes sociales. Así no serán 300 sino 3,000,000 a los que llegue tu mensaje

  3. No entiendo que no les gustó? Excelente el contenido. Por cierto, en el retablo de la iglesia de Tres Reyes de Tizimín están las figuras del león, toro, humano y aguila. Un abrazo grande Padre Raul, Gracias por tu testimonio de amor a Xto!!!

  4. Titha Thomas dice:

    Como siempre a la iglesia no le coviene que pensemos un poco más allá.

  5. Estàs plàticas es lo que he estado buscando desde hace muchos años. Por favor dónde puedo tomarlas? Es importante para mi saberlo. Mi correo es ligiamyt@yahoo.com.mx y face ligiamaria mieryteran Avisenme por favor. Muchas gracias.

  6. Tituzz Goenz dice:

    Ya me habia tocado ese team Padre ,estoy de acuerdo con ud

  7. Jose Alberto Santana Chan dice:

    Una excente catedra en ciernes lastima que aquellos que nos quieren seguir teniendo bajo el yugo de la ignorancia no entiendan de esto. Desde siempre seguimos sus pasos con respeto y admiracion. En cuanto le sea posible y para mi perdsonal erudicion envieme por fa la platica completa. Prometo hacer llano uso particular de la misma. Dios le bendiga y adelante!!!

  8. Ingrid Mayer B. dice:

    Mis felicitaciones al P. Lugo, no tengo el gusto de conocerle, pero se ve que es de los que les gusta estudiar y enseñar de una manera sencilla y clara. Es cierto que vivimos en momentos de oscuridad y los que nos queda a todos como Iglesia, no es juzgar y descalificar a nuestra jerarquía sino al contrario, es tiempo de orar profundamente por todos ellos y pedir al Espíritu Santo que ilumine los entendimientos para que salgan las verdaderas intenciones de los corazones y corregirlas.
    Hacer oración ante el Santísimo en comunidad, no exigir disculpas y cambios, el verdadero cambio surge de la conversión.

  9. Sobre la cuestión de los simbolos, y sin provocar polémicas considero bueno aclarar que estos: TORO, LEON, AGUILA y ROSTRO HUMANO, corresponden a los cuatro signos fijos del Zodiaco; Tauro, Leo, Escorpión y Sagitario, y esto que parece coincidencia es en verdad sincronía.

  10. Elvira GA dice:

    Un Amigo y Sacerdote comprometido, todo nuestro apoyo a ti a la verdad en Cristo. No te detengas somos más los que vamos por la verdad y la coherencia. Bendiciones Eternas

  11. PATRICIA CARRILLO HERRERA dice:

    padre raul, me dejo » picada » con esta magnifica narracion,tan enriquecedora, y clara para mi entendimiento , hay algun modo de que nos permita conocer la otra , u otras partes del contenido de esta excelente preparacion, ?? espero que si, por favor. saludos. !

  12. Padre lamento lo sucedido, sinceramente gracias por esa conferencia, fue un ABC de los evangelios en poco más de un hora, en hora buena por tu testimonio, estamos contigo, en Rocamar Grupo Apostólico eres siempre bienvenido.

  13. Para una persona no religiosa parecería no tener ninguna importancia este silencio obligado, pero el no permitir expresar sus conceptos religiosos o no a una persona, es un verdadero pecado

  14. Paty Matos dice:

    No tengo el gusto de conocerle pero me ha resultado muy grato leerle, soy católica practicante y me gusta pensar que mi religión no está peleada con la ciencia ni con la razón sino que a veces no estamos lo suficiente mente educados para comprender, celebro que haya oportunidad de crecer en el entendimiento y que este nos posibilite reflexionar acerca de la doctrina para cada vez ser una iglesia más amorosa y cristiana, basta ya de historias infantiles que construyen una iglesia frágil a través del miedo y la oscuridad y que solamente demuestran ceguera al no advertir nuestra capacidad de razonar pero sobretodo la fortaleza de un catolico educado e informado. Mi solidaridad con su causa y espero algún día tener la fortuna de escucharle o leerle. Con aprecio

  15. Un abrazo solidario… Y qué pena tanta ignorancia de algunos sacerdotes. No veo que el contenido se salga de los lineamientos dados por la Pontificia Comisión Bíblica "La interpretación de la Biblia en la Iglesia" de 1993.

  16. Gracias querido Raúl, me parece muy evangélico y profético tu actitud como siempre ha sido, coherente al evangelio. Los detractores del evangelio tienen qué ver el cortometraje "barbacoa de chivo".

  17. Luis Peniche dice:

    ¿Esperaban que dijera que Dios dictó las palabras mientras Marcos estaba en trance divino? ¿O que le movió la mano? ¿O que había decenas de fieles rezando rosarios mientras escribía para que el espíritu guíe su entendimiento? Eso sólo puede pasar en iglesias que ofrecen "platicas cuaresmales para empleadas domésticas"

  18. Enna Arana dice:

    que pena tengo por lo sucedido¡ y yo que ya estaba feliz de que te iba a escuchar
    como ua cosa tan extraordinaria: no tengo mas que añadir¡ vivimos tiempos oscuros y de cero entendimiento. Lo lamento tanto Raul.

    • SanJuanistas ha sido mi parroquia desde muy joven, y es una pena y una lastima el que se nos quite el privilegio de escuchar al padre Lugo, Creí que ya eran otros tiempos para mi Religión pero veo que no es así y lo peor de todo es que el enemigo esta dentro de casa, Mi amistad y solidaridad para Nuestro párroco , Vicario y por supuesto al Padre Raul- Ojalá que los parroquianos hagamos valer nuestras voces y pedir una explicación al obispo Berile

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: