Iglesia y Sociedad

Las agresiones contra pueblos zapatistas

23 Jun , 2008  

Esta entrada ha sido leída 4174veces

Ha llovido mucho desde el 1 de enero de 1994. Han quedado en grabados en la memoria de este país los breves días de encuentros armados, las manifestaciones a lo largo y ancho de todo el territorio nacional pidiendo el cese de la guerra, la decisión unilateral –jamás traicionada– de los zapatistas de no empuñar más las armas de manera ofensiva, la larga batalla política que culminara en los Acuerdos de san Andrés, la traición de dichos acuerdos, primero por parte del presidente Zedillo y después del Congreso de la Unión, la declaración de autonomía en los hechos de las Juntas de Gobierno Zapatistas… y un largo etcétera.

En fin, que el país no es el mismo después de estos casi quince años de resistencia pacífica por parte de las comunidades rebeldes. Durante mucho tiempo la figura carismática del Subcomandante Marcos llenó las páginas de periódicos y revistas. El arranque de la Otra Campaña y la gira del Delegado Zero mantuvieron la atención de los medios de comunicación. Después vendría Atenco, la represión contra la APPO en Oaxaca, la derrama de recursos por parte del gobierno federal en los alrededores de los territorios autónomos. Quiso declararse así la muerte del movimiento zapatista. Los medios encontraron temas más atractivos. Los periodistas y comentaristas que seguían de cerca los avatares del Chiapas rebelde fueron calificados de nostálgicos ideologizados y el gobierno federal comenzó a actuar como si el zapatismo fuera cosa del pasado…

Pero esto ha ocurrido solamente en el discurso. Una nueva ofensiva ha venido desarrollándose en los últimos meses contra los pueblos zapatistas, escasamente registrada por los medios masivos de comunicación, tan ocupados ellos en calificar cualquier reforma legal que ponga tímidos topes a sus desmedidas ganancias como si fuera un “atentado a la libertad de expresión”. Venga una pequeña síntesis de las agresiones más reciente:

El 26 de mayo la Junta de Buen Gobierno del Caracol de Oventic denunció el secuestro de Manuel Hilario Gómez, miembro de base, por parte de perredistas de Zinacantán. El 3 de junio, un grupo de priístas y del partido Convergencia dejaron sin luz al ejido de Huaquitepec.
El 4 de junio, la Junta de Buen Gobierno “El camino del futuro”, del Caracol de resistencia “Hacia un nuevo amanecer”, denunció ante la opinión pública nacional e internacional la incursión de cerca de 200 provocadores en la Garrucha, sede del mencionado Caracol, entre soldados, agentes de seguridad pública del estado de Chiapas y policía municipal. Con el viejo pretexto de buscar plantíos de mariguana, se dirigieron al pueblo de Hermenegildo Galeana primero, y más tarde al pueblo San Alejandro, donde se les unieron 60 hombres más entre solados y policías municipales. Destruyeron sus milpas, provocaron a los pobladores hasta llegar al enfrentamiento. Tanto en La Garrucha, como en Galeana y san Alejandro, hubo resistencia de parte de los pobladores y la violencia estuvo a punto de desbordarse. Los agresores anunciaron que regresarían en 15 días.

El 14 de junio, la Junta de Buen Gobierno del Caracol Oventic logra inhibir un ataque preparado para el día siguiente, 15 de junio, contra la reserva zapatista El Huitepec, exhibiendo públicamente el documento en el que las autoridades “invitan” oficialmente a dicho acto de provocación.
Hace apenas unos días, el 20 de junio, la comunidad de Cruztón, Municipio de Venustiano Carranza, denunció que el día 18 de junio, a la 1.30 a.m. más de setenta elementos de la Policía Estatal, armados de pistolas de alto poder y acompañados de 25 civiles con palos y machetes, irrumpieron el terreno que los denunciantes habían recibido en posesión de parte del Finquero, antiguo dueño de esas tierras, desde el 24 de agosto de 1988, como consta en una escritura debidamente notarizada. Los policías destruyeron las milpas y amenazaron a los pobladores apuntándolos con sus armas diciendo que los arrastrarían atados a los caballos a través de todo el terreno, mientras autorizaban al grupo que pretende quedarse con las tierras a que hicieran sus casas de nailon para apoderarse en los hechos del terreno. Esta incursión repetía las amenazas planteadas por un operativo de 500 policías que el 27 de abril habían entrado violentamente a las casas, robando dinero y deteniendo y golpeando a varios de los pobladores. Finalmente, salió el peine: corren informaciones de que el gobierno ha ofrecido en concesión 25,152 hectáreas a la empresa Fronteer de México, subsidiaria de la canadiense Fronteer Development Group, para la exploración de minas.
Una vez reseñado este rosario de agresiones gubernamentales, me gustaría decir que para muchos y muchas, entre los que se cuenta quien esto escribe, los territorios rebeldes zapatistas son la reserva nacional de la dignidad. No habrá patria posible sin que se dé respuesta al legítimo derecho a la libre determinación y autonomía de los pueblos originarios. Esta columna declara su irrestricta solidaridad con los pueblos y comunidades zapatistas.

Colofón 1: A una vecina de mucha iniciativa se le ocurrió poner un tope frente a la casa en la que vivo, en la carretera Chichí Suárez – Sitpach, sin ninguna razón que lo justifique y sin ninguna consulta a los vecinos. He llamado al Ayuntamiento, quien me dirigió a la SPV (aunque ahora se llame SSP). Tomaron mis datos y los pormenores de la denuncia. Me prometieron que una “unidad” iría a constatar el hecho porque “solamente nosotros podemos poner topes”. Ha pasado una semana y el tope sigue en su lugar, interrumpiendo inútilmente el tráfico y originando frenones de antología. Y luego dicen que por qué nos quejamos de las ineficiencias de las instituciones públicas…

Colofón 2: Ha muerto Irene Duch Gary, humanista, académica, pedagoga freiriana y, por si fuera poco, poeta. Yucatán es un poco más triste y oscuro sin la luz de su palabra libre. En su memoria he releído “Ceniza en flor” (Mérida, 2003) y he encontrado múltiples alusiones a la muerte: “A cada instante muero / y voy cargando mi cadáver por la vida / sin encontrarle su exacta sepultura”; “Quién vivirá después de mi silencio”; “¿Con qué vara seremos medidos? / ¿Serás tú, / seré yo / víctima o verdugo?… ¿conseguirá el amor salvarnos de tanta iniquidad?”; “…nuestro rostro muerto / -muerte de labios cerrados- / será como un remordimiento insomne / agazapado en el umbral de la conciencia”; “…los sueños / horadados al contacto perenne del aliento / se desvanecen / en lluvia de nostalgia recurrente / y se deslizan por entre la piedra gris de mi epitafio”.

Y la cita final: premonición, íntimo deseo, nostalgia de eternidad: “Acaso sobre el arduo bregar de la jornada / se adivina, incontenible, la bienaventurada paz / que nos separa en el límite del tiempo. / Y nos prepara para el encuentro definitivo, / éxtasis de la palabra evocada en recuerdo del ausente / manantial de serenos cauces recorriendo las fronteras del olvido / y socavando, en el dolor, las esperanzas”.

Que así sea.

Raúl H. Lugo Rodríguez

Esta entrada ha sido leída 4174veces


6 Responses

  1. raul,

    acabo de leer un articulo en la revista proceso #1652 (29/06). es sobre el libro «iglesia católica y homosexualidad». y ciertamente, concuerdo con las opiniones que manifiestas en tu libro. y precisamente eso me genera preguntas, muchas.
    ¿porqué donde hay caridad, nuestra iglesia encuentra condenación? ¿porqué, si el evangelio es buena noticia, no hay lugar para todos en el reino de los cielos?
    en fin, son preguntas que probablemente tienen las mismas respuestas de siempre… o no probablemente no tengan ninguna.
    en fin, nada más quiero decir que lo apoyo, y que creo que no hay porqué denigrar a nadie, y mucho menos en nombre de Dios (qué atrevidos somos, verdad?).
    un abrazo.
    henry.

  2. Noemí Avilés Marín (Mimosa) dice:

    Felipe Carrillo Puerto, sañalaba con plena razón para nuestro caso (más o menos lo siguiente): quien quiera entender a Yucatán, tiene que partir de que Yucatán es maya. Del mismo modo, como se expresa en esta nota, la esencia de nuestro pueblo mexicano es su calidad de mosaico pluricultural-pluriétino; el respeto irrestricto a todas y cada una de las comunidades originarias (indígenas) es condición para un desarrollo real del país.

    En tal sentido, me parece básico hacer un punteo, tanto del movimiento que encabezara el zapatismo con la irrupción en 1994, como de la represión -abierta y oculta- desde aquel entonces cuando menos, el convertir en «legal» el rompimiento que hiciera el gobierno de V. Fox con los Acuerdos de San Andrés, la cortina de humo tendida sobre las diferentes manifestaciones de organización, movilización e inconfirmidad de los pueblos dejándolas en el rincón del olvido y, sobre todo, dar cuenta de algunos de las agresiones y atropellos más recientes. Ya que ello nos muestra que la postura hostil y represiva del gobierno, coludido en beneficio de intereses particulares y aun extranjeros, así como de diversos grupos políticos locales, se encuentra activa; aunque no se da a conocer.

    Difundir todo esto, mantenernos al día, es punto de partida, es fundamental.

  3. Dicen que hay por lo menos 79 bases militares en Chiapas.
    Dicen que el gobierno intenta mostrar al EZLN como cómplice del crimen organizado.
    Dicen que en dias pasados mujeres indígenas formaron un cerco humano que impidió el paso a un convoy del ejército y la PFP cerca de Ocosingo.
    Dicen que las agresiones a los zapatistas estan tomando dimensiones serias.
    Dice en Wikipedia, «The Zapatista Army of National Liberation….unlike other Zapatista comandantes, Subcomandante Marcos is not an indigenous Mayan.» Yo digo: What? Mayaaa?

  4. Carlos Escoffié Duarte dice:

    Debo admitir que me falta demasiado por leer y conocer acerca del movimiento zapatista y la situación actual tanto de sus actividades, organización, principios y otros etcéteras que uno debe tener en cuenta para poder generar una opinión critica y fundamentada. Basándome en lo que someramente conozco y sé puedo decir que no simpatizo con el movimiento. Me parece que Marcos y otros líderes se han convertido en una caricatura del cuerpo que tal vez hubieran llegado a ser en su momento; pero en fin, es tan sólo mi humilde opinión que debe alimentarse de la lectura e investigación sobre el tema y estoy abierto a cualquier aclaración que quisieran hacerme.

    Lo que sí puedo decir es que cualquier abuso por parte de la autoridad o de cualquier ser humano hacia otro de su misma especie se me hace repugnante. Los hechos que menciona la nota de esta semana deben ser una alarma para los lectores, más allá de si uno está de acuerdo o desacuerdo con este movimiento. Se trata de personas que están siendo marginados, violentados y privados de diversos derechos humanos. Creo que cuando un individuo se encuentra en una situación así poco debe importarnos su posición política, bandera, ideología o cualquier otro rasgo de su identidad. A fin de cuentas es un ser humano en una situación inaceptable para los que creen en la igualdad y merece que se tomen medidas para cambiar las cosas. La pregunta es cómo podemos, desde aquí, comenzar a corregir esta realidad. Bueno, creo que difundir páginas continentes de información como esta es el primer paso.

  5. Estimadop Raúl,

    Efectivamente son varias las agresiones a comunidades y gobiernos zapatistas, sin embargo no son los únicos agredidos, las incursiones militares, por ejemplo, han ido también en contra de la OCEZ-CNPA y la OCEZ Carranza. Te remito el enlace de un boletín del Frayba al respecto: http://www.frayba.org.mx/archivo/boletines/080611_13_incursiones_militares_en_chiapas.pdf

    Es importante no dejar de ver el contexto más amplio o erraremos el análisis.

    Un saludo

    Michael Chamberlin
    Frayba

  6. Jenaro Rodriguez dice:

    Quiero agradecer las palabras de Raul sobre los Zapatistas y unirme a su voz. Me doy cuenta por los constantes comunicados zapatistas sobre la represion y persecucion que sufren de parte del gobierno y sus achichincles, como bajo la sombra del silencio de los medios de comunicacion tratan de terminar con el movimiento. Pero tengo fe y esperanza de que eso no sucedera. Por eso todo medio alternativo requiere nuestro apoyo. Gracias Raul!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: