Iglesia y Sociedad

Un atropello en carnaval

2 Mar , 2009  

Esta entrada ha sido leída 8268veces

En el carnaval muy pocos se disfrazan. Como en “La Fiesta”, aquella vieja canción de Serrat, las carnestolendas desnudan más que disfrazan. Desnudas quedaron las autoridades municipales y las empresas cerveceras. Desnudos los medios y su pobreza informativa. Pero en este carnaval 2009, el así llamado “Carnaval de película”, quien quedó verdaderamente en cueros fue la Secretaría de Seguridad Pública.

El 20 de febrero el joven Adrián Gorocica fue detenido por más de veinte elementos de la policía estatal alrededor de las once de la noche. ¿El delito cometido? Haber intercedido ante un policía a favor de otro joven que había lanzado una botella de plástico vacía al aire durante el festejo carnavalesco.

Adrián Gorocica se resistió pacíficamente al arresto sentándose con las piernas cruzadas, sujetándose de la malla ciclónica y preguntando a los policías el motivo de su detención. La respuesta fueron golpes, golpes por todas partes. Adrián fue pateado e insultado por más de una docena de policías, quienes lo tomaban del pelo y presionaban su cara contra la malla. Cuando los refuerzos llegaron lo esposaron y lo arrastraron, jalándolo de las esposas, hasta un puesto de policía cercano al lugar de los hechos. Cuando el comandante preguntó la razón de la detención, los policías respondieron: “Operativo Carnaval”. La orden del comandante fue perentoria: “llévenselo atrás y síganle con la verguiza”.

Neyif Cruz, Marlon Amaya y Eder Poot, tres amigos de Adrián que preguntaron a los uniformados el motivo de la detención, se quejaron por los golpes que continuaba recibiendo su compañero y protegían a la novia de Adrián que era empujada por los policías con la amenaza de detenerla, también fueron detenidos y arrojados a la cama de una camioneta antimotines, cayendo éstos últimos sobre Adrián, quien previamente había sido lanzado hacia la cama de la camioneta.

Ojalá todo hubiera parado ahí. Desafortunadamente, les faltaba recorrer todavía algunos círculos más de este infierno. En el trayecto al edificio conocido como “separos”, Adrián continuó recibiendo golpes y, tomado del pelo, fue aporreado en varias ocasiones contra el suelo de la camioneta. Apenas llegado al edificio, fue pateado en los testículos “para que se parase bien” y fue amenazado con que iba a ser acusado de estar intoxicado con marihuana o cocaína. Ya en el interior del edificio, Adrián fue separado de sus compañeros y llevado a un pasillo detrás de las celdas, donde le ordenaron quitarse los pantalones y los ‘boxers’ y lo obligaron a agacharse dos veces en cuclillas. Posteriormente fue golpeado fuertemente en el pecho tres veces mientras los policías continuaban insultándolo.

Conducido a una celda donde se hallaban hacinadas más de veinte personas, ni a Adrián ni a ninguno de sus compañeros se les permitió hacer la llamada telefónica que prevé la ley con el pretexto de que a esas horas “no tenemos líneas disponibles”. Más tarde, los detenidos supieron que no habían permitido que nadie entrase a visitarlos, lo que implica que los policías los mantuvieron en incomunicación. Sólo hasta las nueve de la mañana sus familiares consiguieron visitarlos, previa gestión de un visitador de la comisión estatal de derechos humanos. Fueron dejados en libertad alrededor de la una de la tarde, sin que pagaran fianza y sin haber sido informados del motivo de su detención.

Ignoro si los policías sabían, o fueron informados de ello en algún momento, que Adrián Gorocica, estudiante del cuarto semestre de ingeniería industrial del Instituto Tecnológico de Mérida, ha participado activamente en el movimiento estudiantil en contra del alza de transporte público y en diversos actos promovidos por la Convención Nacional Democrática local. De haber tenido noticia de ello y haber utilizado la fuerza para dar un escarmiento a los jóvenes por su activismo social, la Secretaría de Seguridad Pública habría incurrido en una falta más.

El atropello, casi ausente en los medios de comunicación, desnudó también a la Codhey. Empleados de ese organismo autónomo se entrevistaron con los detenidos el 21 por la mañana, cuando éstos estaban aún en prisión. El domingo 22, una vez que habían sido liberados, los funcionarios acudieron a los domicilios de los jóvenes para que ratificasen su queja. Al menos hasta ese momento, la Codhey no contó con un médico que revisara a los detenidos, tal como lo señala el instrumento internacional de derechos humanos relativo a la tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes, conocido como “Protocolo de Estambul”.

Los jóvenes han interpuesto su denuncia penal ante la agencia 5ª del Ministerio Público. El Procurador de Justicia es el responsable de que tal denuncia reciba el trato imparcial y expedito que amerita. Los servidores públicos responsables de estos atropellos deben ser sancionados de acuerdo con la gravedad de los hechos. Ya basta con que la salvaguarda de la seguridad y el orden público siga sirviendo de pretexto para que los policías violen las leyes y los derechos de los ciudadanos y ciudadanas de manera impune.

Colofón: El pasado sábado por la mañana, un programa radial que trata de comidas y recetas culinarias, dedicó su emisión a mi persona. El conductor se unió en su programa a la campaña difamatoria enderezada contra una institución educativa privada de larga trayectoria en la que he prestado servicios litúrgicos durante los últimos años. En medio de una lamentable pobreza de argumentos despuntó la sensatez del invitado Jorge H. Álvarez Rendón, cronista de la ciudad, que se enfocó en la libertad de pensamiento y expresión –tema crucial soslayado por el conductor émulo de Torquemada– trayendo a la mesa el recuerdo de personajes célebres sujetos a inquisitoriales persecuciones. Frente a los caseros intentos de linchamiento moral, la palabra del cronista Álvarez Rendón resultó un rayo de cordura en medio de la estulticia.

Esta entrada ha sido leída 8268veces


11 Responses

  1. fredy quijano moguel dice:

    Escribe tu comentario aqui meda gusto leer tus articulos porque toda tu trayectoria te asdedicado a escribir cosas bonitas de nuestro etado y es un gusto donde quieras que te encuentres saludaarte de un amigo que te estima mucho fredy (muñeco)

  2. Anónimo dice:

    Escribe tu comentario aqui

    Padre Lugo: tal parece que usted nunca oyò el programa radial al que alude y que està dividido en varias secciones; en una de ellas se leyò la carta que las directivas del colegio al que se refiere enviaron a los padres de familia. ¿Cuàl fue la pobreza de argumentos? ¿Decir que es usted un hombre valioso y valiente? ¿Observar que algùn pàrrafo de la misiva de marras parecìa provenir del siglo XVI, eso lo dijo el conductor? ¿Hablar del derecho a disentir que tienen los padres de familia como lo tiene usted y lo hace pùblico? ¿Pedirles a las religiosas que atiendan lo que los padres de familia piensan de la presencia de usted en el colegio? ¿Extrañar una declaraciòn de obediencia a los obispos de la iglesia particular de Yucatàn? En fin: debatir, razonar. ¡Con que facilidad habla usted de linchamiento cuando alguien se opone a alguno de sus puntos de vista! Màs errores: el señor Alvarez Rendòn no evocò a Torquemada lo hizo el señor Navarrete y el señor Alvarez es conductor del programa , no invitado. Parece que cae usted en lo que le observaron en su texto: ligereza.

  3. Y esos fueron algunos casos, a otros les fue igual de mal, a mi me toco ver que a un compañero de la escuela(estudio comunicacion y tuvimos una tarea en la que teniamos que tomar fotos del carnaval)que lo agredieran verbarmente por estar tomando fotos, y tambien observar a un grupo de jovenes, que como yo, nos juntamos a escuchar a un excelente grupo de rock, y ahora si que los golpearon por divertirse, nadie se habia quejado de lo que hacian, solo bailaban, y pues los empujones que amenisan la fiesta de un buen concierto de rock, que a nadie molesta, al contrario, nos agrada… pero triste que ahora sea delito hacer tu tarea, o divertirte… y triste igual que su solucion sean los golpes y no la razon.

  4. Mirza dice:

    Raúl, gracias por tus palabras que nos iluminan para mandar más luz a esos seres humanos con el rol de policías.
    Necesitamos todos, todos, más luz y más amor para saber qué hacer para empezar a convertir esos hechos que narras en justicia y paz.

  5. Lupita Palomo dice:

    QUE TRISTE, NUESTRA CIUDAD ES CADA DIA MAS INSEGURA Y LAS PERSONAS QUE SON LAS ENCARGADAS DE DARNOS SEGURIDAD SEAN LAS PRINCIPALES EN VIOLAR NUESTROS DERECHOS COMO CIUDADANOS, EN QUE MANOS ESTA LA JUSTICIA DE NUESTRO EDO.
    QUE BUENO QUE PERSONAS COMO USTED SIN MIEDO A NADA NI A NADIE LEVANTA LA VOZ ENCONTRA DE ESAS INJUSTICIAS DIOS LE SEGUIRA BENDICIENDO Y YO EN MI HUMILDE PERSONA SEGUIRE PIDIENDO POR USTED EN CADA UNA DE MIS ORACIONES PARA QUE DIOS LO BENDIGA Y LO ILUMINE SIEMPRE

  6. Regina Carrillo dice:

    Entiendo un poco mejor la tan trillada frase «…tengo miedo.».

  7. maria hortensia dice:

    solo basta leer y interesarse un poquito y puede uno constatar que las quejas son iguales en casi todos los casos..violaciones sistematicas de las garantias individuales y los derechos humanos por parte de quienes deberian promoverlas!!!!! ¡¿Hay forma de defenderse?! ¿¡Hay alguien que se atreva a levantar cargos encontra de esos malos elementos?! y lo mas importante ¿¡Serä impartida la justicia con imparcialidad?! o como siempre son solapados «estos policias» y dejados libres y envalentonados para seguir pisoteando al ciudadano comun.

  8. NELIA MARIA dice:

    ME ENTRISTECE QUE PERSONAS TAN JOVENES TENGAN QUE VIVIR UNA INJUSTICIA COMO ESTA, ME IMAGINO LA IMPOTENCIA, Y EL MIEDO. PERSONAS QUE DEBERÍAN DE PROTEGERNOS Y ES AL CONTRARIO, HAY QUE CUIDARNOS DE ELLAS, DE SU ABUSO Y SU COBARDÍA ESCONDIDA TRAS UN UNIFORME QUE LES DÁ EL VALOR.
    GRACIAS A DIOS AUN QUEDAN PERSONAS TAN VALIENTES Y CON SED DE JUSTICIA COMO TU.
    COMO SIEMPRE: MI ADMIRACIÓN Y APOYO. DIOS ESTÁ CONTIGO.

  9. ITO dice:

    HOLA HERMANO: POR LO VISTO LAS HIENAS ESTAN DESESPERADAS Y YA SE METIERON HASTA LA COCINA, NI MODOS LES SALDRA MUY MALA SU SOPA Y DE TODOS MODOS SE LA TENDRAN QUE COMER.
    ESTAMOS SIEMPRE CONTIGO.

  10. Fernanda Fitzmaurice dice:

    Hasta cuando? , es lo que me pregunto , hasta cuando las fuerzas de seguridad van a empezar a trabajar por nosotros y para nosotros no en contra de nosotros , ¿por que esa actitud tan hóstil hacia la juventud? ¿Por que la ley y el uso de la fuerza legitima que tiene el Edo, se impone por encima pisoteando derechos humanos? , se tiene que acabar y solo se puede lograr si casos como estos se ventilan , si la gente realmente conoce sus derechos y cuando estos son violados , cuando como ciudadanos nos incorformemos y actuemos en consecuencia , las autoridades tendran que responder y respetar ahora si nuestros derechos humanos. Saludos padre raul , gracias por acompañarnos y dar parte del taller el sabado espero que podamos coincidar mas saludos .Ma.Fernanda Fitzmaurice.

  11. ROSA ANGELICA ARANDA LARA dice:

    Los perros ladran, entonces Quijote, cabalgas. Los perros dejarán de ladrar, pero tú seguirás.
    No desistas, aquí esamos quienes te queremos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: