Iglesia y Sociedad

El Día Internacional contra la Homofobia

1 Jun , 2008  

Esta entrada ha sido leída 10247veces

Iglesia y sociedad 12 de Mayo de 2008

Raúl H. Lugo Rodríguez

La Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación define así en su artículo 4º: “Se entenderá por discriminación toda distinción, exclusión o restricción que, basada en el origen étnico o nacional, sexo, edad, discapacidad, condición social o económica, condiciones de salud, embarazo, lengua, religión, opiniones, preferencia sexuales, estado civil o cualquier otra, tenga por efecto impedir o anular el reconocimiento o el ejercicio de los derechos y la igualdad real de oportunidades de las personas”.

Le erradicación de la discriminación, sin embargo, requiere no solamente de leyes. La discriminación es una enfermedad social, un cáncer que corroe nuestra convivencia comunitaria. A veces da la impresión que todos llevamos un discriminador en nuestro interior, que solamente espera la oportunidad para salir de su letargo y envenenar el ambiente social en el que nos desenvolvemos. Y es que la discriminación está basada en prejuicios que sostienen un trato de menosprecio a ciertos tipos de personas consideradas no sólo distintas, sino inferiores. Dichos prejuicios, desde luego, no son reconocidos como tales, sino que son adoptados por quien discrimina como si fueran verdades naturales e incuestionables. Esto es lo que se conoce como “falacia discriminatoria”, que induce a concebir las desigualdades como resultado de la naturaleza y no como lo que en realidad son: una construcción cultural. Es ésta la vía por la cual la discriminación encuentra su aceptación y su legitimidad. La mentalidad discriminatoria no sólo busca aislar o marginar a quien considera diferente, sino que, en la medida en que lo distinto parece representar una amenaza para sus propios valores y certidumbres, puede llegar al deseo de su aniquilamiento

Cuando en el año 2001 se estableció en nuestro país la Comisión Ciudadana de Estudios contra la Discriminación, reconocimos que uno de los siete tipos de discriminación más persistentes en nuestra sociedad mexicana era la discriminación por orientación sexual. Y es que, como afirma la Comisión en su informe, “Si la discriminación se cultiva frecuentemente sobre la base de juicios valorativos que tienden a descalificar aquello que se considera inadmisible desde el punto de vista de los estereotipos convencionales, podrá entenderse entonces que el campo de la sexualidad sea uno de los terrenos privilegiados sobre los que opera la moral discriminatoria”.

Probablemente no haya práctica discriminatoria que goce de mayor impunidad social que la homofobia o rechazo a las personas homosexuales y a la expresión de su identidad sexual. La gran mayoría de las personas homosexuales viven en silencio, sin poder expresar libremente su vida sexual y amorosa, obligados a vivir en simulación o con una doble vida. Debido a la estigmatización que padecen, son socialmente invisibles y están condenados a la clandestinidad. Sólo autoexcluyéndose pueden evitar la discriminación. De lo contrario, podrían verse sometidos a tratos injustos y arbitrarios que son justificados por el prejuicio moral que sostiene una frontera rígida entre lo que se considera normal y lo que es visto como patológico.

Desde el año de 2005 México ha reconocido, por acuerdo del Congreso de la Unión, el 17 de mayo como “Día contra la Homofobia”, uniéndose así a una iniciativa internacional de amplio alcance. Se celebra ese día para conmemorar que en esa misma fecha, pero en 1990, superando una etapa en la que los prejuicios históricos se habían impuesto a la ciencia y a la razón, la Organización Mundial de la Salud eliminó la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales en la que nunca debió haber estado incluida.

El día contra la homofobia nos recuerda que todos y todas tenemos que trabajar por superar el conjunto de creencias, opiniones, actitudes y comportamientos que producen agresión, odio, desprecio y ridiculización hacia las personas homosexuales. Esto es más urgente en la medida que hoy están resurgiendo supuestas terapias “reparadoras”, desaconsejadas por las más prestigiadas instituciones psicológicas y psiquiátricas del mundo, que parten de la concepción de que la homosexualidad es una enfermedad que tiene que curarse. Patrañas como esas crecen amparadas por prejuicios de todo tipo, aunque la ciencia y el consenso social internacional vayan en otro sentido. Pero ya nos ocuparemos de ello en otra entrega.

Colofón: Quejas, muchas quejas he escuchado debido a la nueva normatividad municipal sobre los cementerios. Parece que de un plumazo han desaparecido las tumbas a perpetuidad y que los trámites testamentarios son tan engorrosos que terminan despojando a los herederos de las propiedades. ¿Y la obligación de favorecer una muerte digna para todos los ciudadanos y ciudadanas?

Esta entrada ha sido leída 10247veces


17 Responses

  1. CARMEN dice:

    Querido Padre, Soy Psicoanalista y estoy trabajando con homosexuales. Soy creyente y me interesa muchísimo su punto de vista desde la Iglesia. Gracias por el riesgo que se toma al escribir en su libro sobre la homosexualidad. Es usted muy valiente. Le agradeceré su amable contestación así como su número telefónico para contactarme más adelante con Usted. Con mucha admiración. Carmen

  2. René Chan dice:

    Querido Raúl,
    Con enorme alegría y hasta el día de hoy he descubierto esta página donde puedo estar en contacto contigo a través de tu forma de pensar.

    Tu coherencia siempre ha sido uno de los valores que más te he admirado desde que te conocí hace ya más de veinte años, en la parroquia de Lourdes.

    Recibe de mi parte un fuerte y a la vez cariñoso abrazo, como expresión de lo mucho que te quiero, te respeto y te admiro.

    René Chan

  3. MARIA dice:

    Querido Roberto, las terapias de reorientación ya no la practican la mayoria de los psiquiatras, y orientadores, que sean honestos y éticos. Según los estudios estas terapias han causado más daño que bien, orillando a los homosexuales a odiarse más al no lograr cambiar su orientación, sumiéndolos esto en depresiones y desórdenes de la personalidad llegando incluso al suicidio. ¿Ha probado usted si puede cambiar su orientación, si es heterosexual, a homosexual?? Usted no eligió esta orientación, le fué dada desde el nacimiento o posiblemente desde la concepción. Los homosexuales aceptados y queridos en su familia y sociedad son personas equilibradas emocionalmente y tan sanas como usted o yo, hay miles de ejemplos de personas homosexuales famosas por sus obras. ojalá investigue un poquito más acerca de esto. El padre Raúl está defendiendo derechos civiles que son obligatorios para todos los ciudadanos independientemente de su orientación.

  4. Marcelo Euan dice:

    Padre Lugo

    Definitivamente me sorprende cuan culto es en las legislaciones internacionales en cuanto a la descrimininación. sin embargo tambien me sorprende que tan poco utiliza, se apoya o refuerza sus comentarios con la Palabra de Dios, no argumenta sus propuestas apoyado en lo que Dios dice a travez de su Santa Palabra.
    Creo que usted es una persona que honestamente busca ayudar a los homosexuales, pero tambien creo sinceramente que conoce muy poco de Cristo.
    Creo que tambien antes de solicitar una disculpa por escrito a otro catolico, debe convencer atravez de la Santa Escritura que sus argumentos son verdaderos y no a travéz de leyes humanas que amenudo se contradicen y mucho menos a travez de amenazas de juicios y castigos. SI NO SOLO DE PALABRA DE DIOS, si lo que usted dice es verdadero, puede defenderlo a travez de TODA LA PALABRA DE DIOS.

    SOLO A DIOS LA GLORIA

  5. Roberto Solis dice:

    He leido varios de sus articulos desde que escribià en el diario de Yucatan y espero me disculpe por no estar siempre de acuerdo con lo que dice. En algunos de sus contenidos aprecio una falta de congruencia en el ministerio que Ud. realiza como sacerdote. No creo que la iglesia catolica discrimine a los homosexuales como personas, sino solo sus practicas, las cuales no deben apoyarse y mucho menos por un sacerdote, que debe estar para orientar a sus fieles, incluyendo desde luego a los homosexuales. Es muy penoso para mi, leer en su columna que son patrañas los esfuerzos por orientar psicologicamnente a estas personas, ya que de esta manera las està Ud. condenando a que sin remedio sean asì, hagase lo que se haga. No olvide su formaciòn sacerdotal, y que para Dios no hay imposibles. Celebro que estè de parte de los que sufren y de los que mas necesitan apoyo, pero no estoy de acuerdo en la forma en que lo esta haciendo. Le prometo que orare todos los dias por Ud. y por todas las personas a las que està tratando de ayudar para que Ud. lo haga mejor, y ellos alcancen algun dia la paz en sus corazones como producto de vivir su vida cristianamente con la pureza en el alma y en sus cuerpos. Dios lo bendiga Padre Raul.

  6. laura dice:

    me parece algo increible que un propio sacerdote intente confundir a la gente deberia usted sentarse a reflexionar y preguntarse si no esta en el camino equivocado. que Dios nuestro señor lo ilumine

  7. Anónimo dice:

    que barabaridad ya no buscan que inventar pro eso la gente se aleja cada vez mas de la iglesia por pesonas como usted q en vez de orientar confunden mas, y me parece pesimo que usted este en internet ahora por que hasta la gente joven le va a leer lo que no sucedia en el diario lo unico que espero es que Dios lo ilumine y retome usted el camino de la verdad

  8. Josue dice:

    No se hagan
    ilusiones: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los
    afeminados, ni los pervertidos,
    ni los ladrones, ni los avaros, ni los bebedores, ni los difamadores, ni
    los usurpadores heredarán el Reino de Dios.
    Algunos de ustedes fueron así, pero ahora han sido purificados,
    santificados y justificados en el nombre de nuestro Señor Jesucristo y por
    Espíritu de nuestro Dios.
    1 Corintios
    Entonces Padre Raul ¿Usted contradice a Pablo?Que bien, ya muchos podemos estar tranquilos,que no sean las cosas como se leen en la misa ¿cómo sabemos que Usted si tiene la verdadera verdad?

  9. Román dice:

    Con muho respeto señor sacerdote de CRISTO, al referirse al tema d la homosexualidad y las terapias reparadoras se expresa con mucha ignorancia, y que me dice usted de todos aquellos que no desean ser homosexuales? Acaso con esos comentarios no los estaría usted descriminando? Pienso señor sacerdote, que a veces se equivoca, sobretodo en el tema d la homosexualidad, habla usted de la iglesia a la cual representa con mucho resentimiento, lo que indica una mala señal, en fin, le ruego a Dios que lo ilumine, ya que contínuamente usted es motivo de escándolo y como sacerdote sabe que significa ser eso.

  10. Josué dice:

    Sí, tienen un papel en una obra política. Incluso los que no quieren tener un papel, lo tienen en la gran obra política de la vida en sociedad.

  11. Nusrat Fayeh Ali Kahn dice:

    Con quién está indignado el grupo indignación? No me queda claro si están defendiendo en verdad una causa o simplemente son actores con un papel dentro de una obra política. A veces los derechos humanos no son ni tan derechos, ni tan humanos.

  12. Sara Meléndez Cruz dice:

    Estimado P- Raúl . Gracias por compartir lo que posee por gracia de Dios y docilidad al Espíritu Santo. Sigo confirmando la coherencia y honestidad en sus palabras y acciones. Seguiré ofreciendo mi oración para que siga adelante, teniendo la fortaleza necesaria en medio de todas las adversidades que se le seguirán presentando. Un abrazo.

  13. Ana Rosa Goñi Rodriguez dice:

    Querido Padre Lugo: Como siempre interesante lo que Ud. escribe, y lástima que el periodico no quiera publicar sus escritos, lástima igual que con Sanjuana Martinez, que también fué hecha a un lado del periodico milenio aca en Monterrey. Finalmente los medios quieren tapar el sol con un dedo tratando de esconder su gran homofobia y delitos a los derechos humanos nosotr@s la poblacion que pretenden vulnerar.
    Un gran abrazo para ti Padre Lugo.

  14. Eduardo dice:

    Ah olvide agregar que fue poco justo y bastante obvio silenciar la discriminación y la homofobia distinguiendo el 17 de mayo no como día contra la homofobia sino como el día internacional de Internet. Pan y circo? ¿Anestesiar a la sociedad?

  15. Eduardo dice:

    La discriminación es como una sombra que poco a poco va adueñándose de los grupos, haciendose una con ellos y sin darse cuenta se alimenta de ellos. No sólo son los grupos entre sí los que se discriminan, sino el miedo, la culpa, el deber ser tan patético, hace que por ejemplo dentro de los mismos grupos homosexuales surja la homofobia, acompañada de la ambigüedad con careta de modernidad, donde ser y estar entre homosexuales es de moda a la oscuridad de la noche, pero nadie es y todos están en el clóset.
    Se han perdido las definiciones per se y la ambigüedad alimenta lenta y silenciosamente la homofobia.

  16. Rebeca Iñiguez de Peón dice:

    Felicidades Raúl! Qué bueno poder leerte en la autonomía y libertad que este espacio te brinda.
    Estaremos al pendiente.
    Hoy, no hay discusión.

  17. Bernardo Caamal Itza dice:

    Cuando me llego este mensaje del grupo indignacion en mi email, pues como no explicaban el motivo, pues es lo que hizo que checara directamente sus comentarios, en referencia a que no le hyan publicado sus textos.
    Afortunadamente es interesante que existan estos espacios, como este, porque nos dan oportunidades de compartir temas. Es duro ver que se silencien opiniones y que nos dan otras visiones de los problemas. Me sumo a ti…lo mismo me paso cuando colaboraba con mi programa de radio sólo que en su version indigena «arux kat el duende maya, que tambien fue silenciosado sin que me se ofreciera informacioon alguna por su director. Programa que se transmitio inclusivamente a nivel estatal a traves del IMER, pero lo producia en radio XEPET «La voz de los Mayas» desde Peto, y a partir de esa fecha el arux, sin convertirse en portal, sino compartiendo sus mensajes a sus amigos y colocandolos en portales indigenas, y bueno…agradezco esta oportunidad de saludarlo. Aunque no lo conozco, solo quien me ha platicado de usted, es mi gran amigo Arturo Alvarado Segura.

    Exito….Bernardo Caamal

Responder a Marcelo Euan Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: