Iglesia y Sociedad

Misión de Observación en Tenosique: resultados

31 Oct , 2011  

Esta entrada ha sido leída 3607veces

Voy llegando de Tenosique. Como les anuncié la semana pasada, en la columna del 17 de octubre, participé en una Misión Civil de Observación, junto con diez organizaciones convocantes, para observar in situ el estado que guardan los derechos humanos de las personas migrantes que entran a nuestro país para transitar hacia la frontera norte, la situación de los defensores y defensoras de migrantes que habían estado sufriendo de hostigamientos y amenazas, y observar también la situación de los desplazados guatemaltecos, todo un pueblo que fue expulsado de sus tierras por el gobierno de ese país, y que se han establecido en muy precarias condiciones en territorio nacional, a unos sesenta kilómetros de Tenosique.

Vengo con sentimientos muy encontrados. Pudimos documentar una lista de dolores y sufrimientos por pare de los migrantes que serían suficientes para desquiciar al más cuerdo: relatos de mutilaciones, robos, extorsiones, secuestros, violaciones, trat5a de personas… toda una cauda de dolores que experimentan los migrantes centroamericanos en su tránsito por esta zona. Entre los dos puestos de entrada (El Ceibo y El Palmar) y la ciudad de Tenosique hay tan solo sesenta kilómetros. Es ahí donde los migrantes sufren toda clase de vejaciones. Algunas de ellas provienen de bandas criminales que aprovechan la vulnerabilidad de los que llegan para despojarlos hasta de la ropa que llevan. Otros agravios los reciben de las diferentes policías y de los funcionarios del Instituto Nacional de Migración. Quienes logran atravesar ese campo minado de sesenta kilómetros, llegan a Tenosique con el sueño de abordar “La Bestia”, el tren carguero que les ofrecerá la oportunidad de atravesar buena parte del territorio nacional hasta acercarse lo más posible a la frontera norte e intentar atravesarla.

Los relatos estrujan el corazón. Hondureños, salvadoreños, guatemaltecos comparten una misma ruta de dolor: expulsados por la situación económica de sus pueblos, toman la decisión de ir tras el “sueño americano”. En el camino, sin embargo, tendrán que atravesar el territorio mexicano, donde les esperan inimaginables desventuras.

Pero esa misma ruta de dolor está sembrada de amor y solidaridad. En Tenosique, y en muchos otros lugares de tránsito de indocumentados, existen albergues y organizaciones que trabajan por ayudar a los migrantes y defenderlos de los abusos de delincuentes y funcionarios públicos coludidos con la criminalidad. Fui testigo de actos de entrega y de humilde servicio que me conmovieron. Fray Tomás y su equipo hacen una labor de atención y defensa digna de admiración y que constituye en la zona el único dique de contención en contra de toda clase de abusos. Una treintena de personas migrantes llega cada día a las puertas del albergue “La 72 – Casa Refugio para personas migrantes” y ahí tienen un techo seguro, comida caliente y auxilios médicos elementales. Ahí también entran en contacto con el personal del Centro de Derechos Humanos del Usumacinta A.C. que documenta sus quejas y les ofrece orientación para levantar las demandas que se requieran. Todo ello con un exquisito sentido de respeto y de solidaridad sin condiciones.

Estos defensores y defensoras han encontrado muchos obstáculos para realizar su labor. Han debido enfrentar hostigamientos y amenazas, y hace tan solo poco más de un mes, fueron detenidos y encañonados por las fuerzas de seguridad pública. Por eso era tan importante que se realizara la visita, para entrevistarnos con las autoridades y demandar el respeto al derecho que tienen de defender los derechos humanos de las personas migrantes.

La misión tuvo una duración de tres días, de miércoles a viernes. Con un trabajo muy serio y profesional, los integrantes de la Misión se distribuyeron las tareas y lograron, en esos pocos días, reunir una extraordinaria cantidad de documentación que servirá para escribir y difundir un detallado informe de la situación en la región que debe presentarse públicamente en las próximas semanas. No terminó la Misión, sin embargo, sin subrayar las principales preocupaciones de los observadores que fueron dadas a conocer en un comunicado al final de la observación in situ. Me complazco en compartirles ahora su contenido.

Tenosique, Tabasco a 21 de octubre de 2011
Personas desplazadas, migrantes y defensoras en grave riesgo en Tenosique

 Concluye visita de la Misión Civil de Observación con exigencias a autoridades de México y Guatemala.

El día de hoy se cumplen 60 días del desalojo de la comunidad Nueva Esperanza, municipio de La Libertad, departamento del Petén, Guatemala, quienes se encuentran en situación de desplazamiento forzado y han improvisado un campamento en México, en la comunidad de Nuevo Progreso, Tenosique, Tabasco.
Las condiciones de vida de las y los desplazad@s constatadas por la Misión Civil de Observación representan una crisis humanitaria, agravada por las condiciones climáticas y las inundaciones en la zona; casi 300 personas viven a la intemperie de las cuales 115 son niños, niñas o adolescentes quienes deberían gozar de una especial protección.
No obstante que en este conflicto bilateral ambos gobiernos tienen el deber de asistir humanitariamente a la población, lo cual representa un derecho para una población desplazada, y proveerles condiciones de vida digna, hasta este momento la comunidad de Nuevo Progreso es la que les ha acogido y la asistencia que reciben proviene principalmente de pobladores vecinos y de las iglesias tanto de México como de Guatemala.
Integrantes de la Misión se entrevistaron con el cónsul de Guatemala en Tenosique. Para la Misión Civil de Observación constituye un motivo de gran preocupación la intención de justificar el desplazamiento atribuyéndole a las y los desplazados la comisión de ilícitos sin que haya alguna prueba contra ellos. Más grave resulta que dicho desalojo se haya efectuado mientras se llevaban a cabo las mesas de negociación entre la comunidad posteriormente desalojada y el gobierno de Guatemala.
Aunque hay mesas de diálogo y se han realizado cuatro reuniones, la percepción de las y los desplazados, de acuerdo con sus testimonios, el gobierno guatemalteco está aplazando el conflicto con la finalidad de desgastar a la gente y evitar el retorno a sus tierras. Las mesas de negociación no han llevado a una solución viable a la crisis. La Misión Civil de Observación no desconoce que actualmente hay un contexto electoral en Guatemala y nos preocuparía que el gobierno estuviera privilegiando intereses relacionados con estos procesos antes que una solución a la crítica situación en la que están decenas de familias.

Las condiciones de desplazados, migrantes, defensoras y defensores han constituido la preocupación y la razón de esta Misión Civil de Observación, que hoy concluye su visita in situ. De hecho esta Misión se constituyó alarmada por diversos incidentes de hostigamiento y amenazas contra integrantes del Centro de Derechos Humanos del Usumacinta y contra colaboradores de La 72, Hogar Refugio para personas migrantes, ambos en Tenosique.
La Misión, conformada por diez organizaciones de derechos humanos, se entrevistó con autoridades municipales, estatales y federales relacionadas con la migración y con los actos de hostigamiento contra defensores. Hoy, de manera preliminar, presentamos algunos puntos de gran preocupación. La Misión presentará próximamente su informe.
Dentro de la Misión de Observación se pudo constatar la situación de vulnerabilidad y riesgo que enfrentan los defensores y defensoras de derechos humanos, en particular aquellas que se encuentran trabajando a favor de las personas migrantes.
Como el propio relator de trabajadores migrantes y sus familias de la CIDH expresó en el informe preliminar publicado después de su reciente visita a México, los defensores de migrantes a sus tareas suman la de “combatir la negligencia de las autoridades al denunciar hechos en el ámbito penal y público asumiendo con ello las consecuentes amenazas y riesgos a la vida y a la integridad.”

La Misión quiere recalcar que la mejor garantía y protección para las y los defensores la constituye el combate contra la impunidad. Especial preocupación causa que la CNDH no haya concluido en recomendación ninguna de las quejas presentadas de 2010 a la fecha contra autoridades de migración, así como el hecho de que las autoridades estatales y municipales incumplan las medidas cautelares otorgadas por la CNDH a favor de los defensores, así como la pasividad del organismo público nacional de derechos humanos para exigir su cumplimiento.
Por su parte, el comandante de la 38 zona militar reconoció su responsabilidad en la reciente retención y hostigamiento contra Fray Tomás González, Rubén Figueroa y otras personas que los acompañaban, no obstante hasta la fecha no se ha castigado a ninguno de los responsables.
La Misión exige a las autoridades actuar de acuerdo con la Declaración Sobre el Derecho de las Personas, los Grupos y las instituciones de Promover y Proteger los Derechos Humanos, garantizando a las y los defensores las condiciones para desarrollar su trabajo.

No obstante la nueva ley de migración y la reciente depuración del Instituto Nacional de Migración, los testimonios de las y los migrantes reflejan la extorsión por parte de la policía municipal y autoridades de migración. La tolerancia de la explotación infantil pudo constatarse en la denuncia de varios actores.
Ante las críticas condiciones a las que se enfrentan desplazados, migrantes, defensoras y defensores en Tenosique, la Misión Civil de Observación, al concluir su visita “in situ” hace las siguientes exigencias inmediatas, de manera preliminar.

a.- A los gobiernos de Guatemala y México:
Que establezcan las medidas necesarias, desde los estándares más altos en materia de derechos humanos de las personas desplazadas, para garantizar la vida digna de la comunidad guatemalteca de Nueva Esperanza. En particular instamos al gobierno de Guatemala a establecer condiciones mínimas de retorno que garanticen a las y los desplazados poder regresar a su comunidad, así como adecuadas medidas de reparación del daño.

b. Al gobierno mexicano. Impulsar las medidas necesarias para reducir el riesgo que los migrantes viven al momento de ingresar a México. Urgimos en particular al Ejecutivo Federal y al Congreso de la Unión para impulsar y legislar una visa temporal de trasmigrante que minimice los riesgos a los que se ven sometidas las personas migrantes en su trayecto por el país.

c. A los cuerpos de seguridad pública municipal, estatal y federal: que garanticen la integridad física y psicológica de las personas migrantes, así como la de aquellas personas que se dedican a su defensa. En particular, instamos a los cuerpos policíacos a no obstaculizar la labor de las y los defensores y no criminalizar a las personas migrantes que transitan por la zona de Tenosique.

Organizaciones que participaron en la Misión:

Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos” A.C. (conformada por 75 organizaciones de 22 estados de la República) | Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez A.C. | Servicios y Asesoría para la Paz A.C. (SERAPAZ) | Comité de Derechos Humanos de Tabasco A.C. | Escuela de Agricultura Ecológica U Yiits Ka’an, Maní, Yucatán | Proyecto de Violencia y Medios / Instituto para la Seguridad y la Democracia A.C. | Comisión de Justicia, Paz e Integridad de la Creación de Guatemala | Centro de Derechos Humanos del Usumacinta A.C. | La 72 – Hogar Refugio para personas migrantes | Movimiento Migrante Mesoamericano | Equipo Indignación A.C. | Estudiantes del tercer semestre de la Licenciatura en Desarrollo y Gestión Intercultural de CEPHCIS-UNAM

Esta entrada ha sido leída 3607veces


One Response

  1. Smithb1 dice:

    Immigration …the time to read or check out the content or sites we have linked to below the… fecddcbabeaekdcg

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: