Iglesia y Sociedad

El poder dentro de la iglesia

8 Ago , 2012  

Esta entrada ha sido leída 9411veces

Hace algunos años, el teólogo español José María Castillo ofreció una serie de conferencias con el tema “Iglesia y Democracia”. En una de las exposiciones se explayó por más de media hora en tratar de explicar los rumbos que ha tomado la administración del poder dentro de la iglesia.

No es un tema menor. La organización de la estructura de la Iglesia es un tema fundamental para entender cómo funcionan muchos asuntos que podrían ser de otra manera. La estructura eclesiástica ha variado a lo largo de la historia. Este tema, hoy más que nunca un tema incómodo ante la pujanza del llamado ‘pensamiento único’ dentro de la iglesia, es un asunto del que no sólo podemos hablar sino que, en mi opinión, tenemos que hablar, porque de ello depende que podamos cambiar la percepción, cada vez más extendida, de que la iglesia institución aparece en nuestros días como sustancialmente infiel al mensaje de Jesús.

Recordando los principales hitos de la charla del P. Castillo, hay que distinguir al menos tres períodos organizativos previos al Vaticano II. A riesgo de simplificar, me referiré brevemente a ellos.

1. Régimen democrático

En los orígenes y en los tres primeros siglos, el movimiento de los cristianos y cristianas se conformó en una estructura compleja, pero de carácter fundamentalmente democrático. Democracia, no en el sentido en que usamos hoy la palabra, en que el pueblo, sujeto del poder, lo delega mediante unas elecciones en unos dirigentes. Pero sí puede decirse, sobran los ejemplos en el libro de los Hechos de los Apóstoles, en que la forma de ejercer el poder estaba lejos de todo autoritarismo.

Para designarse a sí mismos, los primeros cristianos y cristianas cambiaron el nombre de Nazarenos por el de ‘ecclesía’, una palabra profana cuyo significado era “la asamblea de los ciudadanos libres que democráticamente ejercían su cuota de responsabilidad en el gobierno de la ciudad”. Y así funcionó. La elección del sustituto de Judas, la elección de los siete diáconos y la resolución del conflicto de la aceptación de los paganos en la comunidad cristiana son solamente algunos ejemplos de cómo, a través de complejos mecanismos, los asuntos de importancia de decidían entre todos. Más tarde, tenemos ejemplos documentales que muestran que se elegía a los Obispos por aclamación o “votando a mano alzada”. La Iglesia se concebía cómo una gran comunidad formada por pequeñas comunidades, cada una con su autonomía propia.

2. Régimen sinodal

A partir del siglo IV comienza en la iglesia un régimen sinodal. Eran los sínodos locales los que decidían. En los sínodos se discutían los problemas, se elegían a los Obispos y, con frecuencia, se deponían si no eran considerados verdaderos apóstoles. El Obispo de Roma tenía la misión de unión de toda la Iglesia e intervenir en los conflictos que no se podían resolver en los sínodos. Los sínodos tenían poder para rechazar cuestiones que venían del Obispo de Roma. En cuestiones más importantes se reunían varios sínodos. El Concilio se le consideraba por encima de todos los Sínodos y del Obispo de Roma

Hay testimonio documental de que san Cipriano, en uno de sus sínodos, afirmó: “el pueblo tiene poder por derecho divino para elegir a sus obispos, el pueblo tiene poder por derecho divino para deponer a sus obispos si no son considerados dignos y, en el caso concreto, el pueblo ha decidido que no vale la decisión tomada por nuestro colega Esteban (Obispo de Roma) porque cree que ha actuado mal informado”.

San Gregorio, Obispo de Roma, recibió una carta de un colega obispo en la que le llamaba ‘papa universal’. Contestó en estos términos: «le ruego a su dulcísima beatitud que no me vuelva a llamar ‘papa universal’, porque eso es un título de vanidad y yo no quiero estar por encima de los demás ni en títulos, ni en privilegios, sino que quiero estar al servicio incondicional de todos mis hermanos obispos».

3. Régimen dictatorial

En el siglo XI se produce un gran cambio, el giro decisivo. Gregorio VII se autodefine Vicario de Cristo y en sus 27 proposiciones del «Dictatus Papae» presenta un régimen dictatorial en el que todos los poderes y de forma plena (poder legislativo, judicial y punitivo) y universal (para todos los seres humanos) se centran en la Iglesia en un solo hombre, el Papa. Es probable que lo haya hecho con la buena voluntad de liberar a la iglesia de la situación se sujeción a la que había llegado frente a los señores feudales, auténticos rufianes la gran mayoría de ellos, quienes en la práctica terminaron arrogándose la elección de los obispos.

Con Inocencio III este modelo organizativo llegó al extremo de considerar al Papa con la suprema potestad sobre todas las personas, es decir, la autoridad máxima del mundo. De forma que en su nombre se elegían y deponían emperadores, se facilitaba bulas papales que legitimaban a los reyes europeos para la conquista y el saqueo de África y América, para hacer esclavos a millones de personas, para fundar la Inquisición, etc. Son impresionantes y aterradoras las bulas papales que concedieron, entre otros, Nicolás V, Alejandro VI, León X, Pablo III. En este período se vivió en la Iglesia los acontecimientos más traumáticos y vergonzantes de su Historia.

Aunque de entonces hasta nuestros días las cosas han ido cambiando en esta forma de utilizar los papas su poder, la organización no ha variado sustancialmente. La estructura eclesial sigue hoy organizada en dos grupos: la jerarquía (el Papa, Obispos, presbíteros y diáconos) y el pueblo, al que se ha llamado laicado (laicos y laicas).

Estos dos grupos fueron definidos por el Papa san Pío X, en su encíclica Vehementer Noster, con estas palabras: “En la sola jerarquía reside el derecho y la autoridad necesaria para promover y dirigir a todos los miembros de la iglesia hacia el bien común. En cuanto a la multitud (los laicos) no tiene otro derecho que el de dejarse conducir dócilmente y seguir a sus pastores”.

4. La renovación del Concilio Vaticano II

El Concilio Vaticano II quiso una Iglesia, comunidad de comunidades, en la que todos sean y se sientan responsables, porque pueden participar desde su pequeña comunidad en lo que se piensa, se dice y se decide. Una iglesia que todos por igual sienten y viven como propia, como algo que les concierne vivamente y con la que se sienten comprometidos. Una iglesia en la que el clero no acapara y menos monopoliza el poder de pensar, de decir y de decidir

Es parte de la esencia de la renovación conciliar que en la comunidad no haya nadie que se sienta por encima de otros, unos que manden y otros que obedezcan. El Concilio proclamó que todos somos por igual sacerdotes, profetas y reyes, con la misma dignidad de hijos e hijas de Dios y la misma misión de establecer y extender el Reino de Dios en el mundo. Hay, sí, ministerios diferentes. Tendrá que haber siempre, como en todo grupo humano, quien oriente, guíe, coordine, presida… pero siempre desde una actitud de servicio a la comunidad, nunca jamás, bajo ningún concepto, como el que ordena y manda.

El vuelco conciliar, sin embargo, no ha alcanzado a permear las estructuras ni los modelos organizativos de la iglesia. La tendencia dictatorial no se expresa abiertamente, pero se sigue practicando. La Iglesia sigue estando formada por dos grupos de personas: una minoría, que ostenta el poder, y los otros, los más, que si quieren estar en la Iglesia, se tienen que someter a los que tienen el poder.

Las estructuras que deberían favorecer la comunión terminan teniendo un valor meramente consultivo. La última palabra la sigue teniendo en cada grupo el párroco, el obispo, el superior religioso, el Papa. Y en la cumbre de esta pirámide, la autoridad plena y universal, de la que depende todo en la Iglesia, sigue centrada en un solo hombre: el Papa.

El Código de Derecho Canónico, renovado después del Concilio en tiempos del Papa Juan Pablo II, sigue manteniendo una estructura de poder centrada de forma plena y absoluta en un solo hombre. El texto del más importante cuerpo legislativo de la iglesia católica sigue afirmando que el Papa “tiene una potestad «plena, (legislativa, judicial y punitiva) inmediata y universal», que además «puede ejercerla siempre libremente» y ante la que la que «no cabe apelación ni recurso alguno», cuyas decisiones «no pueden ser juzgadas por nadie”, sin que «haya autoridad alguna a la que tenga que someterse, ni ante la cual tenga que dar cuenta»…

Pienso que en la Iglesia habrá más libertad, no en la medida en la que los que la dirigen y gobiernan nos vayan concediendo parcelas de decisión en asuntos concretos, sino en cuanto los cristianos seamos capaces de vivir en la libertad de las hijas e hijos de Dios y obrar en consecuencia. No hemos entendido lo más nuclear del Concilio (y menos del evangelio) cuando aceptamos sin más que los que entienden y saben de Dios y los que tienen capacidad de tomar decisiones en cuestiones de iglesia son solamente los Obispos y los sacerdotes, y que los laicos y laicas lo que tienen que hacer es aprender, aceptar, obedecer y cumplir.

En la iglesia todo poder que no sirve para asegurar el respeto a las personas, los derechos humanos de las personas, la dignidad de cualquier persona, no es un poder que emane del evangelio. En el tema del poder, ha de haber en la iglesia un principio incuestionable: ninguna autoridad tiene poder ni autoridad para mandar cosa alguna que esté en contra del mensaje de Jesús. Nadie tiene en la iglesia poder ni autoridad para mandar o disponer nada que esté en contra del Evangelio.

Cuando los grandes ideales, las grandes palabras, los grandes relatos y las utopías se hunden, arrasados por el huracán de la globalización y por la postmodernidad, se hace más apremiante que nunca la presencia, en la sociedad y en la Iglesia, de personas que digan algo distinto, radicalmente distinto, de las consignas que nos dicta a todas horas el «pensamiento único», esa forma de ver la vida que lo ha reducido todo a mercancía, bienestar y satisfacción plena, sin otro horizonte que la garantía de estar siempre como estamos, con tal de no salirse de lo establecido, resignadamente acomodados al sistema que se nos ha impuesto.

Esta entrada ha sido leída 9411veces


7 Responses

  1. Ines dice:

    Ya veo, no han publicado mis comentarios. Nada nuevo para mi. Ya lo esperaba. No se preocupe, yo tengo más cosas que enseñarle a vd., que vd. a mi. Yo no compraré su libro, a no ser que me emborrache y soy astenia. Bien, espero que al menos me lea. Si no es así, no se preocupe estoy habituada a que se me quiera ignorar, por cierto no lo consiguen.
    No tengo interes en conocerlo, yo lo conozco. No busque en mi, nada especial, no lo tengo. No soy, por si se le pasa por la cabeza una iluminatis, ni tampoco tengo interes en ello. Soy como soy, y vd. no es superior a mi, sino igual. Tiene muchos títulos y reconocimientos ¿eh?. Bien yo parto de lo contrario. Y es mejor, no tengo ataduras y soy más libre que vd.
    No le digo que Dios lo bendiga, estamos bendecidos desde que llegamos a este mundo, e incluso antes. Nosotros no creamos el poder establecido, cuando llegamos, nos lo encontramos montado.
    No estoy interesada especialmente, en contactar con vd. Es vd. através de esta web, que posiblemente quiera contactar conmigo, lo contrario tambien lo entenderé, no se pierde nada, pero le dejo la posibilidad de ganar. Piense que si lo hace, en el momento que no sea de mi interes y me llegue a aburrir, se acabara estos posibles contactos. No soy yo que tiene suerte de cartearme con vd., sino que vd. tiene suerte de que yo lo haya escogido al azahar.

  2. Sùmamente interesante. Y muy esclarecedor.

  3. Interesante artículo. Hay que vencer ya, desde todas las perspectivas visibles, ese "derecho" a "dejarse conducir dócilmente" que tanto nos ha venido fregando.

  4. Gracias Padre Raúl por su reflexión sobre este tema. Como si se tratara de conectar los puntos, el mensaje en su artículo «El salmo 69 y el miedo a la libertad» me hizo pensar en cómo hay fuerzas antagonicas cuando en realidad el camino es más sencillo: el mensaje de Jesús.
    Cuando en «Los nombres de la resistencia» menciona un destino que parece no estar muy lejano y no muy visible al mundo, me hizo recordar que cerca de su publicación en las noticias Carlos Slim decía que para salir de la crisis se debe potenciar el consumo.
    La mayor parte de las veces, al terminar de leer su columna, me pregunto cómo hacerle para lograr transmitirlo al todo el mundo y tratar de ponernos de acuerdo y buscar un mejor mundo para todos. Como cuando se hacen esos apagones mundiales para ahorrar energía.
    Y a veces pienso que es ese contagio generacional, del que habló en «Maximiliano Kolbe y las elecciones», que nos impide ponernos de acuerdo, por la sencilla razón de que el mal podría estar más avanzado de lo que parece.

    Muchas gracias por sus reflexiones padre, porque con ellas, prende conciencias. Con sus reflexiones me convenzo de que el mundo no tiene que ser necesariamente tan malo como es. Que hay gente que se da cuenta que si es posible vivir el mensaje de Jesús, sin tanto oropel.

    Gracias y que Dios le bendiga.

    • Oswaldo Óscar Chalé Kú dice:

      Sobre el Poder dentro de la Iglesia, causa vergüenza ver como ese «poder» sucumbe o se arrodilla ante «otros poderes» y me refiero a la actitud papal, en su momento, por el caso de Marcial Maciel y del obispo Arnulfo Romero.
      Igual pena, produce ver la pleitesía que le rinde el Arzobispo y muchos presbiteros a las autoridades políticas aquí en Yucatán.
      Ante el anuncio de la salida del P. Solalinde de su trabajo evangélico en el albergue, hasta hoy a su cargo, sólo me queda una hipótesis: el obispo cedió a favor de «otro poder» y traicinó a los pobres, que son atendidos por el hermano Solalinde.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: