Iglesia y Sociedad

La hermenéutica “Del Otro Lado”

29 Abr , 2013  

Esta entrada ha sido leída 3735veces

Para Cristina Muñoz, hermeneuta feminista, en su cumpleaños

La exégesis católica no ha dejado de renovarse en los últimos años. Desde el empuje otorgado a la investigación exegética en la iglesia por Pio XII en su Encíclica Divino Afflante Spiritu, sobre los estudios bíblicos, de 1943, hasta la oficialización de la renovación bíblica católica en el Concilio Vaticano II, en la Constitución Dei Verbum (1965), el acercamiento científico al texto bíblico ha tomado carta de ciudadanía en la comunidad católica.

En abril de 1993, al cumplirse los cincuenta años de la promulgación de la Encíclica Divino Afflante Spiritu, el entonces Papa Juan Pablo II recibió, de la Pontificia Comisión Bíblica -un órgano de asesoría a la Santa Sede sobre asuntos bíblicos- el documento La interpretación de la Biblia en la iglesia. En este documento, una vez reafirmada la necesidad de la metodología histórico-crítica para acceder a la recta comprensión e interpretación de los libros bíblicos, la Comisión planteó un abanico de posibilidades interpretativas que asume la legitimidad de muchas aproximaciones al texto: desde los nuevos métodos de análisis literario (retórico, narrativo, semiótico), hasta los acercamientos contextuales más relevantes (liberacionista y feminista), pasando por los acercamientos a partir de las ciencias sociales (lectura sociológica, psicológica o desde la antropología cultural). En cada uno de los casos, la Pontificia Comisión emite un juicio mesurado sobre las virtudes y riesgos de cada una de estas aproximaciones al texto bíblico. La única lectura descalificada por el documento, por obvias razones, es la lectura fundamentalista, que tanto daño ha hecho en comunidades cristianas católicas y no católicas.

El pasado 27 de abril fui invitado a participar en la presentación del libro de Manuel Villalobos Mendoza titulado Cristianos de la segunda generación. Las Cartas Pastorales desde el otro lado (Ediciones El Almendro, Córdoba 2013). En la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, en el sur de Chicago, y con la presencia de numeroso público hispano, dos sacerdotes católicos, una religiosa, un exégeta de la Iglesia Reformada, y un laico católico, doctor en Escrituras, comentamos animadamente el libro en presencia de su autor.

Además del interés que pueda suscitar el estudio mismo de las Cartas Pastorales (dos cartas a Timoteo y una a Tito, tres documentos que reflejan las preocupaciones de un sector de las comunidades cristianas post-paulinas) la particularidad del texto que se presentaba públicamente estriba en su aproximación hermenéutica, que el mismo autor denomina hermenéutica desde el otro lado.

Asociada al impulso mejor de la teología latinoamericana, la opción por los pobres, la hermenéutica del otro lado intenta recuperar las voces silenciadas en el texto bíblico. El autor, en su introducción al libro, lo expresa así: “Cuando leemos la Escritura, usualmente nos ponemos del lado del escritor o autor del texto, y algunas veces del lado de los interlocutores, pero muy rara vez nos situamos ‘del otro lado del texto’, es decir, del lado de aquellos a quienes se refiere, de las personas sin voz propia en el escrito. Ese otro lado es lo que está más allá de nosotros, no nos pertenece ni nos identificamos con él, y está marcado por la distancia (y la exclusión) respecto de quien habla o escribe. Esas personas situadas a distancia y marginadas en el discurso se vuelven diferentes; son otras personas y tienen otra perspectiva sobre la realidad que el texto descubre y define. Esa posición incómoda es la que adopto para estudiar las Cartas Pastorales, con los riesgos que ello implica”.

La aproximación hermenéutica desde el otro lado se funda en experiencias múltiples: la de los emigrantes que cruzan el Río Grande y que se van al otro lado, un lugar en el que muchas veces vivirán sin nombre y hasta sin historia, donde tienen que negociar su existencia en un mundo que los excluye, que los necesita y abusa de ellos pero sin reconocerlos, con leyes que les niegan la existencia y una cultura que los considera distantes, rechazados.

Lo mismo sucede con las mujeres, vistas histórica y socialmente como del otro lado, por no poder entenderse separadas del varón. El sistema patriarcal, que reparte implacablemente tareas y roles, ha determinado que las mujeres sean lo complementario al varón, seres esencialmente dependientes, lo que ha terminado por convertirlas en presas y víctimas del poder patriarcal. Y ni qué decir de las personas homosexuales, seres del otro lado por antonomasia, que experimentan silencio y exclusión en casi todos los ámbitos de su vida. Estos grupos de personas (migrantes, mujeres, gays y lesbianas) conforman el horizonte de lectura de esta novedosa aproximación hermenéutica.

Este es el segundo ensayo de Manuel Villalobos a partir de esta perspectiva. El primero fue su disertación doctoral, plasmada después en el libro Abject Bodies in the Gospel of Mark (Sheffield Phoenix Press, Sheffield 2012). El estudio sobre las Cartas Pastorales, de poco más de 120 páginas, en cuya presentación tuve el honor de participar, nos deja con ganas de más.

Como todo libro que abre camino, el de Villalobos es un libro de búsqueda. Plantea más preguntas que respuestas. Nos invita a echar una mirada muy otra sobre los textos bíblicos y sobre la difícil conformación de una ortodoxia que terminó por silenciar y excluir voces y movimientos de finales del primer siglo que pudieron haber aportado mucho a la conformación de una legítima pluralidad cristiana. La historia, dice el antiguo adagio, la escriben los vencedores. Lo mismo puede decirse de los textos de la Escritura. Recuperar la vitalidad comunitaria en toda su diversidad, silenciada por algunos autores bíblicos, es tarea de la aproximación desde el otro lado. Una tarea más necesaria que nunca, en la medida que las y los constructores del otro mundo posible se hayan enfrascados en la lucha contra el ‘pensamiento único’ y a favor de la pluralidad y la inclusión.

Esta entrada ha sido leída 3735veces


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: