Iglesia y Sociedad

El Triunfo de la Esperanza

2 Jul , 2013  

Esta entrada ha sido leída 2957veces

Si alguna conclusión cierta puedo sacar tras cerca de 20 años de trabajar en la promoción y defensa de los derechos humanos, es ésta: los gobiernos mienten. Parece una verdad de Perogrullo, pero es mucho más que eso: los gobiernos no hacen otra cosa que mentir, ocultan información, se aprovechan de la ausencia de controles, responden a intereses inconfesables, se pliegan a las órdenes de quienes tienen el dinero y, con ello, el verdadero poder. Los gobiernos suelen ser monstruos inútiles, pesados, y en muchos casos, represivos y asesinos.

Hay ocasiones en que, incluso en los países que se autodenominan desarrollados (sobre todo en los países que se autodenominan desarrollados), se destapa la cloaca y uno puede atisbar, por detrás de las apariencias, la realidad de corrupción que envuelve a la gran mayoría de los gobiernos. Un ejemplo reciente es la persecución desencadenada en contra de Edward Snowden, el norteamericano que se atrevió a desafiar al gobierno más poderoso del mundo demostrando, con pruebas documentales en la mano, que los Estados Unidos se han especializado en el espionaje y en el chantaje. Ahora quieren meterlo a la cárcel. Estoy seguro que seguirán persiguiéndolo, como antes lo hicieron con Julian Assange, justamente porque a los gobiernos no les gusta que se publiquen sus desmanes y, caraduras, quieren conservar un aura de honorabilidad.

Todo esto me viene a la mente después de visitar el asentamiento El Triunfo de la Esperanza en el Petén guatemalteco. La historia es antigua y puede usted encontrar sus rastros en todas las ocasiones en que, en esta misma columna, me he referido a la comunidad Nueva Esperanza. Se trata de una comunidad que fue desplazada con violencia del territorio donde habían habitado durante más de cuarenta años por la Policía Nacional y el Ejército Guatemalteco. En su huída, la comunidad Nueva Esperanza cruzó la frontera y se estableció del lado mexicano, en las orillas de la comunidad Nuevo Progreso, en el municipio de Tenosique. Ahí permanecieron durante más de un año, en condiciones tan precarias de salud y alimentación, que su situación cobró la vida de una niña. Después de meses de negociaciones con el gobierno guatemalteco y de presiones nacionales e internacionales, la comunidad consiguió que el gobierno los trasladara a una finca que permitiera albergar a todas las familias desplazadas. Es así como el 28 de febrero del presente año, la comunidad Nueva Esperanza comenzó a ser El Triunfo de la Esperanza, al entrar a tomar posesión de lo que sería, de ahora en adelante, su nuevo territorio.

En el proceso de negociaciones, el gobierno guatemalteco, bajo la mirada y observación internacional, se comprometió a hacer el trazado de las calles, a lotificar los terrenos donde se construirían las casas, a prestar asistencia en salud y alimentación mientras la comunidad pudiera sembrar para poder autoabastecerse de alimentos. Pues bien, hace algunos días tuve la oportunidad de participar en una misión de observación de las condiciones en las que se encuentra El Triunfo de la Esperanza. Enclavadas en el Petén Guatemalteco, cerca de la municipalidad de Flores, las familias de El Triunfo de la Esperanza se encentran todavía hoy, tres meses después de su asentamiento, en las mismas condiciones de precariedad en que se encontraban cuando se hallaban desplazados en la frontera con México: chozas hechas con lonas y endebles láminas, escasez de alimentos, problemas de salud… lo único que parecen haber ganado hasta el momento, es la reubicación y la posibilidad de rehacer su vida comunitaria sin temor a ser desplazados nuevamente. No es poca cosa, dirán algunos, pero la impresión con la que uno se queda después de haber visitado el campamento es de una profunda indignación por el incumplimiento de parte del gobierno guatemalteco.

Esta indignación se vuelve rabia cuando se asoma uno a la propaganda gubernamental que, en Youtube, muestra el retorno de los desplazados como una obra de justicia y magnanimidad de parte del gobierno guatemalteco y omite señalar el año y medio de abandono en el que se mantuvo a la comunidad desplazada. Un promocional asqueroso.

Quiero por eso aprovechar este espacio para invitar a los pacientes lectores y lectoras de esta columna semanal a unirse a la acción urgente que circula en internet a favor de la comunidad El Triunfo de la Esperanza. Para fortalecer el proceso de exigencia que dichas familias hacen delante del gobierno guatemalteco, Indignación A.C., organización que forma parte de la Misión Civil de Observación que visitó a la comunidad, invita a enviar una carta a la embajada o consulado guatemalteco, recordando al gobierno de Guatemala los compromisos que firmó para el retorno de las familias desplazadas y que ha incumplido hasta el día de hoy. Les comparto el comunicado de Indignación A.C.

Acción solidaria | El Triunfo de la Esperanza, en riesgo

Compañera, compañero:

Te pedimos, con urgencia, tu solidaridad y tu ternura para acompañar a las familias guatemaltecas de El Triunfo de la Esperanza (antes Nueva Esperanza), que después de enfrentar varios desalojos y vivir en la frontera con México, retornaron a su patria y fueron reubicadas en el departamento de El Petén, municipio de Flores en febrero pasado.

La semana pasada una comisión de la Misión Civil de Observación realizamos una visita. El gobierno no ha cumplido lo acordado y las familias se encuentran todavía en situación de campamento y en condiciones que ponen en riesgo la integridad física, la salud y la vida.

Desde el lugar del mundo en el que estés puedes actuar para exigir al gobierno de Guatemala cumplir sus compromisos y garantizar condiciones de vida digna a la comunidad.

Adjuntamos a estas líneas, en archivo adjunto y aquí mismo, al final del correo, un modelo de carta para entregar al Cónsul o Embajador/a de Guatemala en tu país, en tu ciudad. (Puede encontrar estos documentos en www.indignacion.org.mx)

Únicamente tienes que averiguar el nombre y dirección electrónica (si no está en la lista que adjuntamos) del Embajador o Cónsul de Guatemala en tu país o ciudad, añadirlo a la carta, firmarla o escribir tu nombre, pegarla en un nuevo correo y enviarla.

Envíanos por favor copia o registro de la comunicación que dirijas a informativo@indignacion.org.mx Si tu comunicación es electrónica inclúyenos en copia (sea visible u oculta) y si es impresa envíanos un correo informando en qué ciudad, a qué cónsul o embajador la dirigiste.

Te agradecemos enormemente tu solidaridad.

Por la Misión Civil de Observación
Equipo Indignación

Esta entrada ha sido leída 2957veces


One Response

  1. Acción Solidaria. El Triunfo de la Esperanza en el Petén Guatemalteco, en riesgo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: