Iglesia y Sociedad

Por quién no voté…

6 Jul , 2009  

Esta entrada ha sido leída 3172veces

¿Por qué no voté por el PRI?
Porque me parece que su nuevo discurso democrático esconde solamente las más viejas tradiciones autoritarias que pusieron en práctica durante más de setenta años.
Porque son especialistas en la manipulación de las masas, en la compra de conciencias, en la fabricación de delitos, en la corrupción de las personas.
Porque juegan con la pobreza de la gente, pobreza de la que ellos son en parte responsables, manipulan sus necesidades, se parapetan en el sufrimiento provocado por carencias de todo tipo.
Porque hay mucha distancia entre el civilizado discurso de Beatriz Paredes y las prácticas clientelares que son pan de cada día en todos los gobiernos priístas. Y porque estoy más que seguro que ella las conoce y las aprueba.
Porque mantienen en la gubernatura, sin una sola palabra de autocrítica, a Ulises Ruiz, al Góber precioso, a Fidel Herrera y a otros delincuentes que han convertido sus estados en cacicazgos sustentados en continuas y públicas violaciones de la ley.
Porque es un partido que no me despierta la más mínima confianza y porque la mayor parte de los funcionarios emanados de sus filas están interesados exclusivamente en saquear el erario y convertir el servicio público en cantera de trabajos para sus allegados.
Porque es un partido que compra votos, que chantajea, que amenaza, que resuelve sus problemas a través de sospechosas muertes.
Nunca, desde que soy ciudadano, he votado por el PRI. Es mi intención nunca hacerlo.

¿Por qué no voté por el PAN?
Porque de una oposición honrada y a veces heroica pasó a ser un gobierno corrupto y con las mismas viciadas prácticas clientelares que las que pusiera en práctica el que fuera partido hegemónico durante varias décadas.
Porque Vicente Fox fue capaz de despertar un movimiento cívico de grandes proporciones solamente para derrochar después ese capital político en una presidencia llena de frivolidades y de desprecio por los principios que abanderó.
Porque padecen la arrogancia de quienes creen ser “los buenos”, que los incapacita para ejercitar cualquier tipo de autocrítica.
Porque defienden un proyecto económico que promueve la acumulación de capitales y agudiza la pobreza de la mayoría.
Porque intentan imponer un solo modelo de conducta moral, favorecen la discriminación de las minorías sexuales y diluyen la necesaria separación entre las iglesias y el Estado, poniendo en riesgo la laicidad de éste último.
Porque en su práctica política cada vez se parece más al PRI que durante tantos años combatió.
Nunca, desde que soy ciudadano, he votado por el PAN. Es mi intención nunca hacerlo.

¿Por qué no voté por el PRD?
Porque surgidos como un esfuerzo de unidad entre las fuerzas de izquierda, viven en una riña interna permanente que hace que los intereses de los distintos grupos prevalezcan por encima de la discusión de los problemas nacionales más relevantes.
Porque llamados por su tradición ideológica a comprender y apoyar las demandas de autonomía de los pueblos indígenas, se unieron a la contrarreforma que traicionó los Acuerdos de san Andrés y porque las autoridades emanadas de este partido siguen hostigando la autonomía zapatista de los municipios autónomos y las juntas de buen gobierno en Chiapas.
Porque el desaseo de sus procesos electorales internos habla muy mal de su vocación democrática, lo mismo que sus liderazgos unipersonales.

No voté por el PRI, ni por el PAN, ni por el PRD porque los tres partidos se han sometido a la dictadura ejercida por el duopolio de las comunicaciones electrónicas (Televisa y TV Azteca) y votaron de manera unánime en la Cámara de Diputados un proyecto de ley vergonzoso y entreguista, que tuvo que ser declarado inconstitucional por la Suprema Corte de Justicia. Porque los tres han dado la espalda a los derechos de los pueblos indios. Porque los tres están sometidos al imperio de los grandes empresarios y no han sabido defender el patrimonio agrícola nacional frente a la amenaza de los cultivos transgénicos. Y sólo son algunas de las razones…

El camino de transformación del país, lo sabemos mejor desde hace quince años y seis meses, no parece transitar por las urnas electorales. El otro mundo posible no le ha tenido que pedir permiso al IFE para comenzar a existir en lo más abajo y a la izquierda de la geografía mexicana, que hasta el momento no es otra cosa que la geografía del dolor y la desigualdad. Pero hay amaneceres dispuestos a asaltarnos, y no siguen calendarios electorales.

Esta entrada ha sido leída 3172veces


2 Responses

  1. Juan Carlos Faller dice:

    Raúl: Las mismas razones que expones (gracias por darles forma precisa) me llevaron a anular mi voto el domingo pasado. No es la primera vez que lo hago, y creo que no será la última. Nada perdió el PRI conmigo, porque nunca le he dado mi voto y creo que nunca lo haré; tampoco perdió el PAN, porque no recuerdo haber votado nunca por él, y después de Fox (por no hablar de Calderón y Gordillo) creo que nunca lo haré. El PRD y López Obrador fueron quienes se quedaron sin mi voto. El uno, por estar ahora bajo el mando y dominio de mercenarios infiltrados. El otro, por tener aliados y aplaudidores locales que mucho lo degradan a él y a su causa. Ni modos. Sólo tengo un voto, y no voy a desperdiciarlo. Mejor se lo doy a Cholo, sobre todo ahora que ya no es candidato.

  2. ANGELICA ARANDA dice:

    GCS POR DARNOS, UNA VEZ MAS, A DIFERENCIAS DE LOS ROTATIVOS LOCALES, PALABRAS PARA REFLEXIONAR Y, pOR QUE NO?, SEGUIR SOÑANDO EN EL MEXICO POSIBLE

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: