Iglesia y Sociedad

Un libro fundamental

14 Dic , 2009  

Esta entrada ha sido leída 5182veces

Los vientos postconciliares hicieron nacer en América Latina, a partir de la década de los sesenta, una tradición espiritual, pastoral y teológica propia que fue conocida como Teología de la Liberación. A pesar de embates venidos de dentro y de fuera, esta tradición teológica ha legado a la iglesia universal algunos de sus temas más entrañables: la opción por los pobres, la lectura popular de la Biblia, el surgimiento de una nueva espiritualidad liberadora, etc.

En la actualidad, la Teología de la Liberación se ha diversificado con la aparición de nuevos sujetos sociales y se manifiesta con nuevo vigor en la teología indígena, la teología feminista, la teología ecológica, etc. Su método teológico y la valentía de afrontar los temas más polémicos desde la perspectiva de las víctimas, ha enriquecido el panorama teológico internacional y ha hecho realidad algunos de los más caros deseos del Vaticano II, como el cuestionamiento del modelo piramidal y jerarquizado de iglesia propio del Concilio de Trento, y la apuesta por un modelo nuevo de iglesia “pueblo de Dios”.

En el marco de la involución de los últimos treinta años, algunos de los más conspicuos representantes de esta corriente teológica y sus derivados han decidido reunirse para producir un texto de excepcional interés. Se trata del libro “Construyendo puentes entre teologías y culturas. Memoria de un itinerario colectivo”, texto en el que se repasan los principales momentos de desarrollo de la teología de la liberación y se apuntan los nuevos desarrollos teológicos aparecidos en diversas partes del mundo que están relacionados con ella. En más de treinta capítulos y poco más de trescientas páginas, se recoge la aportación no solamente la teología liberadora de América Latina, sino su diálogo fecundo con la producción teológica de África, de Asia, de los pueblos originarios continentales y del mestizaje como cruce de culturas.

La motivación para esta publicación ha sido reconocer la aportación que en este largo y fecundo período teológico ha ofrecido el Padre Sergio Torres. En sus ochenta años de vida, Sergio Torres se ha caracterizado por una tenacidad a toda prueba, una singular pasión por el evangelio, una fidelidad crítica a la iglesia y un prodigioso don de organizador. Ha sido, por ello, un generador de espacios de diálogo y a su genio incansable debemos muchos de los múltiples encuentros, publicaciones, conferencias y organismos que fueron el caldo de cultivo de lo mejor de la producción teológica de la liberación.

A su visión debemos también la conformación del organismo conocido como “Amerindia”, un colectivo originado en 1978, durante la preparación de la Conferencia de Puebla, y que se ha convertido en una red amplia de obispos, teólogos/as, comunicadores, científicos sociales, religiosos/as y laicos/as que se han comprometido en la iglesia y en los nuevos movimientos sociales. Amerindia ha estado presente en los grandes acontecimientos de la iglesia latinoamericana (Puebla, Santo Domingo, Sínodo de América, Aparecida) y en otras reuniones eclesiales y sociales (como el Foro Social Mundial o el Sínodo de los Obispos sobre la Biblia).

No extraña, por eso, que esta publicación, preñada de cariño y reconocimiento a la labor de Sergio Torres, reúna tanto a figuras fundantes de la teología de la liberación latinoamericana, como a teólogos y teólogas norteamericanos, asiáticos y africanos que, más allá de las fronteras geográficas, han recorrido este itinerario colectivo de encuentro y diálogo entre teologías y culturas.

Producción colectiva, el libro cuenta con la participación de los representantes mayores de la teología de la liberación latinoamericana: Gustavo Gutiérrez, Leonardo Boff, Pablo Richard, Frei Betto, Jon Sobrino, José Comblin. Destacan también algunos nombres de reconocidas teólogas como Ivone Gebara, Elsa Tamez, Silvia Regina de Lima Silva, Ana María Tepedino y Carmen Lora. Participan también teólogos y teólogas de otras latitudes: el belga Francois Houtart, Tissa Balasuriya, de Sri Lanka, Lee Cormie, de Canadá, Virgilio Elizondo, de los Estados Unidos. Aparecen aportaciones desde las nuevas perspectivas teológicas: la teología india, la teología afroamericana y caribeña, la teología feminista…

No pretendo enumerar a los más de treinta autores reunidos en este volumen. Quiero, más bien, subrayar cómo este libro pone en evidencia la enorme vitalidad de una corriente teológica que, a contrapelo de ataques y descalificaciones, ha sabido dialogar con el mundo, dejarse interpelar por los signos de los tiempos y producir, además de la reflexión teórica sólida, una práctica pastoral que ha dado a la iglesia latinoamericana numerosos mártires y confesores.

Colofón: La nota bibliográfica completa, para quienes se interesen en el libro, es HERMANO R. y BONAVIA P. Eds., «Construyendo puentes entre teologías y culturas. Memoria de un itinerario colectivo. Homenaje a Sergio Torres en sus ochenta años de vida». Ed. Amerindia (Montevideo 2009) 341 pags.

Esta entrada ha sido leída 5182veces


5 Responses

  1. Ricardo Lopez dice:

    Lo interesante es que Jesus tambien reviso la teologia en esa epoca y dejo muy en claro los excesos a los que llegaban los que no se preocupaban por llevar el evangelio a los pobres y solo buscaban cumplir la doctrina y las leyes.

  2. Anónimo dice:

    Y jesus tambien dejo muy claro a los excesos que llegaron los que se olvidaron de la gente que mas necesitaba del evangelio y solo se fijaron en las leyes.

  3. Jorge Rubio dice:

    La teología de la liberación ya ha sido revisada por la Congregación para la doctrina de la fe y ésta dejó muy en calro los excesos a los que llega ésta y cómo se aparta de la doctrina social de la Iglesia

  4. Mariana Cervantes dice:

    Gracias por estos datos tan interesantes, aumentan mi deseo de aprender para construir.
    Te mando un fuerte abrazo, y dale también de mi parte uno a todo el equipo Indignación.

  5. Maru Noguez dice:

    Que bueno que ya está ese libro que le oí mencionar como proyecto hace tiempo.Sin duda es un manantial que alimentará la aridez de la vida diaria . Ojalá se pueda conseguir por acá. Que pena me da que se sigan diciendo tantas cosas en contra de la Teologia de la liberación. Ingenuamente pienso que es porque no se conoce y comprende..curiosamente, a pesar de todos los buenos frutos.
    Seguimos caminando. Gracias por su compañia y por llevarnos la delantera.

Responder a Maru Noguez Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: