Iglesia y Sociedad

Congreso sobre Jesús de Nazaret

13 Sep , 2010  

Esta entrada ha sido leída 3760veces

Como cada año, desde hace treinta, la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII, de España, realizó su Congreso anual de Teología, en esta ocasión del 9 al 12 de septiembre. De talante ecuménico y comprometido con la realidad, el Congreso selecciona sus temas de conversación de acuerdo con acontecimientos y/o necesidades relevantes. El año pasado, los participantes centraron su atención en “El cristianismo ante la crisis económica”. Este año, en cambio, el centro de sus reflexiones ha sido la persona de “Jesús de Nazaret”. ¡Cómo me hubiera gustado estar ahí! La combinación de alta calidad y rigor teóricos de los ponentes, junto con su inserción vital en los procesos de las comunidades y movimientos eclesiales, le dan a los congresos de la Asociación Juan XIII un atractivo particular.

Este año el programa incluyó ponencias de sumo interés: “La búsqueda de Jesús histórico”, sustentada por Rafael Aguirre, probablemente el especialista más relevante de habla hispana en este campo (¡y ex maestro mío!); La teóloga africana Clarisse Tchala Kabanga, de la República Democrática del Congo, expuso “Jesús de Nazaret en África: liberación y diálogo interreligioso”; Mariola López habló de “Jesús y las mujeres”; Jon Sobrino, el jesuita salvadoreño, acaso el cristólogo vivo más importante en nuestro continente, presentó la ponencia “Jesús de Nazaret en América Latina: liberación y solidaridad”. Y muchos más ponentes que sería largo aquí enunciar, pero entre los que se encuentran José Ignacio González Faus –que sigue siendo fecundo y sugerente después de tantos años– , el teólogo evangélico Félix González Moreno, el teólogo ortodoxo Teófilo Moldaván, cristianos y cristianas de base que expusieron sus experiencias y, alentadora sorpresa, un buen número de jóvenes que, no solamente asistieron como espectadores, sino que participaron activamente en la reunión en una mesa de reflexión nombrada “Los jóvenes ante Jesús de Nazaret”.

Como parte del Congreso, se ha hecho costumbre, ya desde hace algunos años, que los participantes consensen un mensaje abierto, que pueda sintetizar y expresar la experiencia vivida durante los días de reuniones y discusiones fraternas. Ya se sabe que los mensajes de este tipo no alcanzarán nunca a expresar la riqueza del encuentro (en mi experiencia solamente en los congresos de teología indígena –algunos– se alcanza a reflejar en sus mensajes finales algo del ambiente vivido, quizá por la profunda carga simbólica de su discurso), pero no dejan de ser un buen punto de partida para conocer la materia debatida, conocimiento que podrá ampliarse cuando las memorias del congreso sean publicadas.

Sin más preámbulos, presento a continuación el mensaje del XXX Congreso de Teología, aprobado apenas terminado el congreso, es decir, el día de ayer.

“Al finalizar las sesiones del XXX Congreso de Teología sobre Jesús de Nazaret, celebrado los días 9 al 12 de septiembre de 2010, que ha contado con una asistencia creciente con respecto a los últimos años, queremos hacer público un resumen de las reflexiones que han dado sentido a este congreso:
1. Siguiendo el Concilio de Calcedonia (año 451), aceptado por las diferentes Iglesias cristianas, reafirmamos en la doctrina de que Jesucristo “es perfecto en la divinidad y perfecto en la humanidad, verdadero Dios y verdadero hombre”, por lo cual sus dos naturalezas, la divina y la humana, están unidas “sin confusión”. Se funden el Jesús histórico y el Cristo de la fe.
2. Desde planteamientos testimoniales, procedentes de cristianos de diferentes confesiones, comprometidos tanto en su dimensión espiritual como social, se reivindica, y reivindicamos, la figura de Jesús en la experiencia cristiana, como el objeto central de la fe y redentor de la humanidad. Hemos enfatizado la plena vigencia y actualidad de la figura de Jesús.
3. A la pregunta de Jesús a sus discípulos: “Y vosotros ¿quién decís que soy?”, creyentes católicos, ortodoxos y protestantes, en una manifestación de ecumenismo activo, han expresado la dimensión de la fe en un Jesús liberador, compañero de viaje, con plena actualidad para un mundo que sufre la violencia, la discriminación, la intolerancia, los fanatismos, los abusos hacia las clases más desfavorecidas, el hambre… Un Jesús con frecuencia invisible pero que sigue estando próximo a quienes le invocan; un Jesús que dejó una herencia incorruptible: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”.
4. Las mujeres han ocupado un papel relevante, tanto por su presencia, como por las intervenciones femeninas en diversas sesiones del Congreso. Jesús mantuvo una relación de amistad con las mujeres, una relación en la que queda patente la complicidad y la sintonía que había entre ellos; capacidad de diálogo y de convivir en el silencio. La casa de Betania, con Marta y María, se convierte en un lugar de intimidad y de paz. Jesús de Nazaret abre una puerta de esperanza y produce seguridad, respeto y dignidad a las mujeres en medio de una sociedad que con excesiva frecuencia la rechaza, y en la que los órganos de decisión y poder procuran someterla y convertirla en instrumento de placer o servicio, reduciéndola a un plano de subordinación con respecto al varón; todo lo contrario a la práctica de la lapidación o a la negativa a la ordenación de mujeres, considerada arteramente por la jerarquía como un grave delito, al mismo nivel que la pederastia.
5. Los jóvenes han tenido una presencia activa, igualmente desde la dimensión ecuménica, en distintos momentos del Congreso, sobre todo en la parte festiva y en las mesas redondas. Son jóvenes que viven la fe en sus lugares de estudio o de trabajo, colaborando solidariamente en proyectos de testimonio y servicio, tanto en el terreno educativo como el social. Ellos también han dado respuesta a la pregunta ¿quién es Jesús para mí? Y ante las dificultades de diálogo entre generaciones, lanzan un reto: es más importante hablar con los jóvenes que hablar de los jóvenes. Es una juventud comprometida con la fe más allá de tomar la religión como un simple club social.
6. No ha faltado la perspectiva de Jesús desde otras latitudes, como ya es tradicional en estos congresos: África, un continente en guerra permanente, sometido a la explotación al servicio de multinacionales, y Latinoamérica, que lucha denodadamente por liberarse de leyes despiadadas del mercado al servicio de los poderosos. Jesús sigue presentándose como: camino de liberación para las clases más oprimidas, anunciando el Reino de Dios que, aún siendo una pequeña semilla, se afirma contra los imperialismos de toda índole; reafirmación de la intervención de Dios en la historia para producir una honda transformación; programa para construir una sociedad alternativa y contribuir a la solución de los desequilibrios sociales que existen entre el primer y el tercer mundo.
7. La actitud dialogante, acogedora, pacífica y respetuosa de Jesús ante los disidentes, adversarios e incluso enemigos, constituye la alternativa y el mejor antídoto frente a los fundamentalismos que resurgen con violencia y están instalados en las cúpulas de las religiones, de la economía y de la política. La voz de Jesús nos convoca a no olvidar el diálogo interreligioso como medio de aproximación y forma de resolver los conflictos ideológicos.
8. Revindicamos la hospitalidad como una de las actitudes fundamentales de Jesús de Nazaret que cuestiona en su radicalidad los comportamientos xenófobos y racistas de un sector importante de la ciudadanía y de algunos gobiernos europeos, que expulsan de su territorio a etnias y pueblos y enteros.
9. Desde el XXX Congreso de Teología se lanza un reto a los creyentes en Jesús: se ha acabado el tiempo de los silencios. Son tiempos de testimonio, de compromiso, de avivar la fe en Jesús de Nazaret, de seguir sus huellas, de hacer nuestras las demandas de servicio y solidaridad con los más deprimidos, de ayudar a implantar el Reino de Dios entre nosotros como reino de justicia, de paz, de libertad, de igualdad y de fraternidad-sororidad.”

Esta entrada ha sido leída 3760veces


5 Responses

  1. Marcelo Euan dice:

    Rodolfo Plata

    Debo confesar que para intentar entender su escrito tuve que ir varias veces al diccionario, En eso respeto mucho al Sacerdote Lugo Rodriguez que aunque es una persona con muchos estudios sabe expresarse para que le entienda el Vulgo, o sea yo y muchos mas, pues somos mayoria.
    Usted pule para abrillantar algo que considera valioso y luego lo escupe y dice que es basura. es imposible separar el Cristianismo del judaismo. Y su usted fuera un historiador serio, no como yo que lo que se lo aprendi en secundaria y bachillerato, debiera hacerse esta pregunta como Sociedades y cultura tan grandiosas como los Chinos, los griegos, los egipcios, los medas y persas, los fenicios, que eran sociedades organizadas mucho antes que abraham con su esposa y sus sirvientes comenzara a caminar en el desierto siguiendo una «alucinanción», como es posible que esas sociedades no pudieron continuar desarrollando y creciendo, creo que si hubiese sido asi antes de Cristo el hombre ya hubiese llegado a la Luna y ahora estuviemos teniendo turistas a Jupiter y Saturno, en vez que visitar la muralla China o el Coliseo Romano. yo le reto a encontrar un valor falso en el antiguo testamento especificamente en Levitico donde esta la ley. porque fue el judeocristianismo quien dio el paradigma a la ciencie que la naturaleza no es Dios, si no que es creación de Dios al igual que nosotros y que fue puesta bajo nuestra administración y por lo tanto debemos conocerla, eso catapulto a la ciencia a lo que ha llegado, ultimamente si somos sinceros la ciencia no avanzado mucho, han habido muchas aplicaciones «Tecnologia» de la misma ciencia de cuando menos hace 100 años.
    Jesus nació Judio.

  2. Rodolfo Plata dice:

    DESAFORTUNADAMENTE ESTE CONGRESO SOBRE JESUS DE NAZARET, FUE MÁS DE LO MISMO: Ante los avances de la ciencia, el cambio de paradigmas es inevitable. Es por ello, que la juventud actual exige el cambio del paradigma medieval judeo cristiano y sus explicaciones fantásticas, por el paradigma científico del helenismo cristiano enmarcado en la doctrina y la teoría de la trascendencia humana: Cada época tiene su propio paradigma, debido al cambio de las ideas prevalecientes que se da en el devenir. Cada uno de los modelos formulados por la filosofía clásica y moderna a fin de alcanzar la trascendencia humana y la sociedad perfecta, bastarían para haber superado la paradoja del Areópago que mantiene perpleja a la humanidad desde hace dos milenios; lo cual no se ha logrado a causa de la oposición de los esbirros de la Sinagoga al uso de la razón en cuestiones sagradas. Congruencia es seguir a Cristo por ser cristianos e incongruencia es seguir el Antiguo Testamento sin ser judíos. La ausencia generalizada de verdaderos valores de nuestra sociedad, no se debe a que hayamos dejado de practicar la religión judeo cristiana. Se debe a los falsos valores del Antiguo Testamento, que convierte el judeo cristianismo en religión chatarra. Potentísima incubadora de generaciones de estultos en gran escala. http://www.scribd.com/doc/17148152/CRÍTICA-A-LA-UTOPÍA-CRISTIANA-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

  3. Anonimo. dice:

    Hasta un niño entendio mejor la pregunta de ¿quien es jesus para ustedes?.

  4. Marcelo Euan dice:

    Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo? —Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente —afirmó Simón Pedro. —Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás —le dijo Jesús—, porque eso no te lo reveló ningún mortal, sino mi Padre que está en el cielo. (Mateo 16:15-17) Nueva Versión Internacional.
    Yo tengo un Icthus, en mi auto y desde lo tengo, he pensado que ¿diria si me preguntan que significa?, mi respuesta es la siguiente, ese Icthus representa que yo creo que Jesus de Nazareth es quien dijo Ser. es decir Mateo 16:15-17, El hizo un enfasis en que lo que decia Pedro no era una verdad humana, si no una Divina, el mismo Dios Padre Creador, se lo habia dicho a Pedro(revelado), Pedro le dijo en otras palabras tu eres Dios con Nosotros, Eres Dios visitandonos como lo habia prometido. Jesus es Dios junto con el Padre y el Espiritu Santo. creo que para entender bien la confesion del Concilio de Calcedonia hay que recordar la confesión del concilio de Nicea
    Credo Niceno

    Creemos en un solo Dios, Padre Todopoderoso, creador de Cielo y Tierra, de todo lo visible e invisible. Creemos en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engrendado no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho. Que por nosotros y por nuestra salvación bajó del cielo: por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen y se hizo hombre. Por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato: padeció y fue sepultado. Resucitó al tercer día, según las Escrituras, subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre. De nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su Reino no tendrá fin. Creemos en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe en una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creemos en la Iglesia, que es una, santa, universal y apostólica. Reconocemos un solo bautismo para el perdón de los pecados. Esperamos la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro.

  5. abrahan Collí dice:

    Hace muchos años, en el catecismo infantil una de las catequistas hizo la clásica pregunta ¿quien es jesús para ustedes?, a la que después de un silencio algunos respondimos lo que posiblemente quería escuchar la catequista, esos títulos que frecuentemente se dicen de Él: «mi Salvador» «mi amigo» «el hijo de Dios». En una de esas, una niña llamada Reina respondió: «Jesús es mi mamá». Todos los niños comenzamos a reir a carcajadas de su comentario. La catequista trató de calmarnos, mientras la respuesta de la pequeña seguía girando en mi mente. cuando llegué a mi casa le platiqué a mi mamá, ella comprendió y me dijo: «hijo, esa niña vive sóla con su mamá, su papá los abandonó para irse a los Estados Unidos», y agregó: «su mamá es lo más cercano en amor a lo que es Jesús». La Respuesta de Reina había sido la respuesta más real y vivencial que pudo haberse dicho, y que pocos comprendemos en muchos casos. Que este congreso de Teologos acerca de Jesús de Nazareth sea una puerta para opiniones que son aparentemente ridículas y teológicamente poco sustentables, pero verdaderas como la de Reina y tantas mujeres.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: