Iglesia y Sociedad

Migración y desigualdad

15 Abr , 2013  

Esta entrada ha sido leída 5615veces

Para Alberto Patishtán
Esperando pueda celebrar su próximo cumpleaños en libertad

Con honda preocupación nos llegan noticias de la dolorosa situación de las y los migrantes centroamericanos que intentan cruzar nuestro país rumbo a la frontera con los Estados Unidos. El sufrimiento a manos de la delincuencia organizada y su cómplice, el Instituto Nacional de Migración, convierte el tránsito de los migrantes a través de nuestro país en un verdadero infierno.

Este sufrimiento, sin embargo, al que se une el de los defensores de los derechos de los migrantes, constantemente amenazados de muerte en los diversos albergues del país, puede oscurecer las raíces de la tragedia. El fenómeno migratorio no es una realidad reciente. Ha acompañado la historia de la humanidad desde sus inicios. Los desplazamientos humanos han creado, a través de los siglos, nuevas poblaciones y ciudades y han enriquecido muchas culturas. El actual holocausto migratorio, como lo llama el entrañable Fray Tomás González, es no obstante un fenómeno nuevo. Y esto es así porque el mundo entero vive sometido a un ‘orden’ económico injusto que aumenta las desigualdades y decreta la muerte de los seres humanos sobrantes. El sistema de capitalismo salvaje que vivimos cumple a la perfección aquel adagio bíblico: “Mata a su prójimo quien le arrebata el sustento; vierte sangre el que quita el jornal al jornalero” (Sir 34,22).

Como si fuera una ley inexorable, Adam Smith sostenía en su obra La riqueza de las naciones (1983) que los mercados siempre dejaban morir a quienes en el interior de las leyes del mercado no tiene posibilidad de sobrevivir, y afirmaba que así debía ser. Carlos Marx, mucho más en la línea del libro del Eclesiástico, afirmaba en cambio que una sociedad regida solamente por el mercado desembocaba en el asesinato.

Y es que de eso se trata cuando hablamos de desigualdad: de asesinato, no por silencioso y legitimado menos mortal. Como dice Frank Hinkelammert “el poder económico condena a la muerte por medio del mercado, y ejecuta. Es la ley, la ley del mercado, quien ordena estas condenas. Da el permiso para matar y los portadores del poder económico ejecutan”.

Pueden a algunos parecer duras estas afirmaciones, pero son desgraciadamente ciertas. Cuando todas las relaciones sociales se someten bajo las leyes del mercado y todas las instituciones de la sociedad se privatizan, entonces no hay más remedio que dejar morir a los seres sobrantes. El holocausto migratorio es, desde esta perspectiva, una muestra de lo que puede llegar a convertirse en un verdadero genocidio económico. Ya Shakespeare lo señalaba por boca de Shylock, el personaje del Mercader de Venecia: “Me quitan la vida si me quitan los medios por los cuales vivo”.

Los migrantes que resultan expulsados de sus propios países y que, arrastrados por un espejismo, atraviesan el infierno mexicano, son la muestra patente del fracaso de una economía en la que las leyes del mercado son santa palabra. El panorama de la desigualdad en el mundo no nos deja duda. La Agenda Latinoamericana 2013, empeñada en construir ‘La Otra Economía’ nos ofrece un retrato despiadado de la desigualdad. Les comparto algunos datos escalofriantes:

El 1 % de la población controla aproximadamente el 40% de la riqueza mundial
El 10% de los hogares más ricos concentran el 85% de la riqueza mundial
Mil millones de personas viven con el 4% de la riqueza mundial
En 2008 la ayuda al desarrollo de los países donantes no alcanzó a ser una décima parte de su gasto militar anual
Los ingresos de las 500 personas más ricas del planeta son superiores a los ingresos de los 416 millones de personas más pobres
En un mundo que produce alimentos para cubrir sobradamente las necesidades de toda su población, 1,000 millones de personas se acuestan hambrientas todas las noches
3,500 millones de personas, casi la mitad de la población mundial, vive con menos de dos dólares al día

Es cierto que este panorama de desigualdad muestra su rostro más feroz cuando hacemos comparaciones con cifras de nivel global. Cualquiera de los porcentajes arriba mencionados, si ocurrieran en un solo país, causarían un verdadero cataclismo social y político. Sin embargo, la situación de algunos países sometidos a esta dictadura del mercado mundial es suficiente para convertirlos en países expulsores de migrantes.

Considero importante no perder esta perspectiva. Hay personas que culpabilizan a los migrantes que son solamente víctimas. Esta óptica también nos ayuda a centrarnos en lo fundamental: la humanización de la vida de los migrantes es solamente una pieza del gran rompecabezas de lo que tenemos que construir para que otra economía sea posible. Una “otra economía” que Monseñor Casaldáliga define espléndidamente:

“Hablamos de Otra Economía, otra de verdad, radicalmente alternativa, no simplemente de ‘reformas económicas’. De reformismos baratos nos libre el Dios de la Vida. La Otra Economía no puede ser sólo económica: ha de ser integral, ecológica, intercultural, al servicio del buen vivir y del buen convivir, en la construcción de la plenitud humana, desmontando la estructura económica actual que está exclusivamente al servicio del mercado total, apátrida, homicida de personas, genocida de pueblos. Soñamos con un cambio sistémico que atienda a las necesidades y aspiraciones de toda la familia humana reunida en esta casa común, el oikos. “Oiko-nomía” es “la administración de la casa”, que tiene como ley la fraternidad/sororidad. Esta Otra Economía sólo puede darse a partir de una conciencia humana y humanizadora que se niegue a la desigualdad escandalosa en la que está estructurada la sociedad actual. Una economía para todas las personas y para todos los pueblos, en comunión de luchas y esperanzas. Como soñaba un campesino para sus nueve hijos: ‘más o menos para todos’. En nivel de familia, de vecindario, de ciudad, de país, de continente, de mundo. Siempre a partir de los pobres y excluidos, construyendo desde la tierra del pueblo, desde su sudor, desde su grito y su canto, desde la sangre derramada por tantas muchedumbres de mártires testigos… Es necesario llegar a la civilización de la sobriedad compartida… el crecimiento capitalista neoliberal sólo puede vencerse con un decrecimiento armónico y mundial…” (Agenda Latinoamericana 2013, pp. 10-11)

Esta entrada ha sido leída 5615veces


3 Responses

  1. "Pan de indigentes es la vida de los pobres. Quien se lo quita es un hombre sanguinario" (Sir 34, 21).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: