Iglesia y Sociedad

Perfume y pólvora, el libro

28 Oct , 2013  

Esta entrada ha sido leída 4707veces

Palabras pronunciadas en la presentación del libro «Perfume y pólvora. Memorias de una campaña sin fin», de Cristina Sada Salinas (El Naranjo, Monterrey 2013), el 25 de octubre de 2013, en la ciudad de Monterrey. Nuevo León.

“El libro de Cristina Sada Salinas es un recorrido que ilustra la participación ciudadana de la autora en la brega electoral de 2012, cuando fue candidata al Senado de la República por la Coalición Movimiento Progresista, constituida por los partidos PRD, PT y Movimiento Ciudadano, reunidos todos en torno a la figura del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.

Pero el libro de Sada Salinas es mucho más. Es la narración apasionada del despertar de una vocación ciudadana, una disección aguda de los entresijos de la política regiomontana, la historia escrita del impacto de una mujer de la alta sociedad convertida en candidata de los partidos de izquierda.

En un acto público de rendimiento de cuentas, la autora desnuda la mezquindad de la partidocracia mexicana, las presiones que se esconden detrás del acercamiento de los medios de comunicación social a las campañas políticas y los golpes bajos recibidos de quienes debían haber sido sus aliados políticos.

No es, desde luego, el primer libro que asume la denuncia de los entramados íntimos de la política mexicana en tiempos electorales. Pero su virtud principal es que se trata de un testimonio de primera mano, hecho en la cercanía y el fragor de la batalla por convencer a los electores. El libro de Cristina Sada Salinas pertenece al género de las memorias. Por ello, junto con los aspectos sórdidos de la campaña, encontramos historias de solidaridad y de compañerismo, como la estampa entrañable que nos trae el libro sobre doña Rosario Ibarra de Piedra.

De manera inevitable, la narración se cruza con la historia familiar de la autora, lo que le da al libro una calidez que no encontramos con frecuencia en las denuncias políticas. Somos testigos al paso de sus páginas de los conflictos internos de una de las familias más notables del empresariado regiomontano. El libro sube la cuesta de la intensidad cuando narra algunos sucesos íntimos que, a manera de exorcismo, la autora vierte en su obra: la muerte de su hija, el distanciamiento de su madre, la célebre Irma Salinas Rocha y el re descubrimiento de su grandeza, los conflictos intrafamiliares por la herencia del abuelo.

El libro de Cristina Sada Salinas es un testimonio lúcido, teñido de ternura y de nostalgia, de cómo se va construyendo la salud social de este país, una de cuyas enfermedades más graves es el cultivo de las medias verdades, la opacidad y el ocultamiento. Contra esta enfermedad se yerguen estas páginas. Un libro que vale la pena leer.”

Hasta aquí el texto que escribí hace unos meses, después de haber leído una versión electrónica del libro, no publicada y aún sin título, y que la autora decidió incluir en la contraportada de su libro. Quisiera hoy, en la presentación del volumen, felicitar a Cristina por la decisión de hacer públicos sus pensamientos y reflexiones. No somos pocos los que estamos hartos de la política de los partidos. Las encuestas revelan, cada cierto tiempo, el desencanto de los ciudadanos frente a estas instancias de poder político que, lejos de servir de instrumento para generar los cambios que el país necesita, se convierten en rémoras, defensores de intereses inconfesables, escuelas de corrupción e ineficiencia. No hay ninguno que se salve.

Pienso, sin embargo, que no es la política el principal enemigo de los pueblos. Los partidos sirven solamente como correas de transmisión de un sistema, de un modo de vida, que ha terminado de convertir el planeta en un gigantesco mercado, un “mall” donde todo se compra y se vende: la televisión y la dignidad, la coca cola y el respeto a las diversidades, las galletas y la religión. Hubo un tiempo en que las ciudades y poblaciones tenían un mercado, casi siempre en el centro. Hoy las ciudades, los campos, los templos, se han convertido en mercados y todo, todo lo demás, es mercancía.

Hace algunos días tuve la fortuna de participar en el VII Congreso Continental de Teología India, en Pujilí, Ecuador. Decenas de delegados de distintos pueblos indios del continente, se reunieron para compartir sus sufrimientos y experiencias. Me hago eco del diagnóstico que hicieran sobre la situación actual, tal como ellos la perciben:

“Después de reflexionar y conversar sobre lo que sentimos en nuestras naciones originarias concluimos que la Madre Tierra está enferma, por consiguiente nosotras/os sus hijas e hijos también lo estamos, y lo está todo el planeta. Nos queda claro que la causa principal de estos males y enfermedades es el sistema estructural dominante; todo lo que observa y toca lo convierte en mercancía: la educación, la salud, la tierra, la espiritualidad, la política, los gobiernos, las instituciones educativas, religiosas y otros, ya que promueven estructuras verticales y muchas veces corruptas; debilita la organización en nuestros pueblos y desarmoniza los vínculos comunitarios con la naturaleza y el Creador, pues fundamenta su crecimiento únicamente en lo monetario y en la privatización. ¡O extirpamos este cáncer de la humanidad o terminará por destruirnos!”

Sucede, sin embargo, que ante esta realidad tendemos a buscar caudillos que nos salven. Olvidamos así que la reconstrucción que el mundo (no sólo el país) necesita pasa por la construcción de universos en pequeño, por la revaloración de la comunitariedad, por la celebración (y no la censura) de todas las diversidades que nos enriquecen, por el fortalecimiento de los espacios de autonomía, por el decrecimiento de la producción y del consumo incontrolados.

El libro de Cristina Sada es una confirmación del desencanto de la política, sí, pero también una invitación a no cansarnos en la búsqueda de alternativas que nos permitan convivir en armonía. No trae fórmulas de transformación social. Es un libro más modesto. Quiere solamente compartir su experiencia, y con ello, abonar la esperanza de los cientos, miles, millones de mexicanos que en trincheras diversas no se han resignado a que las cosas sigan siendo como hasta ahora ni les hace gracia estos jirones de país que estamos dejando como herencia a las siguientes generaciones. El desafío es global, sí, pero la solución es “glocal”, ese neologismo tan necesario. Con la mirada puesta en el horizonte del otro mundo posible, pero con las manos y los pies en el pedazo de tierra y de convivencia donde resistimos.

Uno puede vivir escondiendo la cabeza bajo la tierra, como un avestruz. No es tan difícil. Basta con cerrar los ojos y los oídos del corazón al sufrimiento ajeno y construirnos una torre inalcanzable, en el penthouse mismo de la realidad. Todo esto puede hacerse, incluso, amparados en tradiciones religiosas porque muchas instituciones se alejan de sus orígenes y traicionan la intención de sus fundadores, para convertirse en simples administradores de mercancías espirituales.

Pero hay en este panorama, espacio para la esperanza. Junto con muchos hombres y mujeres, Cristina Sada Salinas ha escogido un camino diferente y nos ha dejado en estas memorias un testimonio de los rumbos que en su vida ha ido descubriendo. Su paso por la política, con sus encuentros y desencuentros, su mundo interior y familiar compartido en este libro, los sueños suyos que laten bajo estas páginas, conforman un testimonio respetable y de agradecerse porque se trata de un grito que busca hoy oídos receptivos, sin más pretensión que hacerse oír para compartir su punto de vista. Es una voz que se une a las muchas voces que reclaman autenticidad en un mundo acostumbrado a la mentira y la simulación.

Esta entrada ha sido leída 4707veces


3 Responses

  1. VENTURA MORA LOPEZ dice:

    Tuve el gusto de conocer a la Sra. Cristina en una reunión del 3 congreso nacional ciudadano realizado en cintermex el pasado mes de febrero y en donde me autografio su libro y quisiera ver si me pueden informar en donde la puedo encontrar para pedirle me autografie otros libros que quiero comprar para regalar a mis hermanos y amigos pues su libro es inspirador para aquellos que desean un México con libertad y en paz

  2. Ventura Mora dice:

    Hola tuve el gusto de conocer a la sra. Cristina en una reunion del 3 congreso nacional ciudadano realizado en cintermex el pasado mes de febrero y en donde me autografió este libro, del cual le felicito y le agradezco a traves de este medio el haber compartido su experiencia en la política y abrir su corazón al compartir su vida personal, y quisiera me pudieran informar en donde la encuentro para que me autografié otros libros que quiero regalar a hermanos y amigos que al igual que ella desean un México libre, inspira a hacerlo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: