Iglesia y Sociedad

El agua ¿derecho o mercancía?

15 Jun , 2021  

Esta entrada ha sido leída 498veces

Desde hace ya algunos años el mundo ha conocido la lucha del pueblo de Homún. El gigante de la producción industrial porcina en el país llegó a este pueblo con la intención de establecer una fábrica de cerca de 49,000 cerdos anuales. El pueblo maya de Homún, en cambio, en lugar de rendirse ante el potencial económico de la Compañía y sus secuaces locales, decidió que la autodeterminación de su modo de vida, ligado al cuidado de los cenotes, debería prevalecer por encima de los intereses mercantiles de la industria porcina. El resultado ha sido una batalla, todavía sin terminar, en la que ha debido intervenir incluso el órgano máximo del Poder Judicial, la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Uno de los elementos claves de este proceso de defensa del pueblo maya es la fragilidad del acuífero de la zona peninsular de Yucatán.

El 15 de junio ha sido presentado el informe titulado “Contaminación del acuífero maya. Responsabilidad gubernamental y empresarial”. Fruto de la colaboración entre la Fundación para el Debido Proceso (www.dplf.org) y el equipo de derechos humanos Indignación A.C. (www.indignacion.org.mx), que ha acompañado a lo largo de todos estos años la lucha del pueblo maya de Homún, este informe es un compendio de las principales afectaciones que sufre el acuífero de la península, que se ve amenazado por la llegada de proyectos que afectan la calidad y asequibilidad del agua, lo que resulta en un impacto directo en el derecho humano al agua. Y aunque el aspecto medioambiental es solamente una de las caras de la problemática que enfrentan los pueblos originarios, el informe ofrece también pistas que conducen a reconocer la afectación a la integridad cultural y libre determinación del pueblo maya, aspecto al que muchos ambientalistas no suelen prestar atención.

Los cuatro ejes que forman la columna vertebral de este informe están descritos en su segundo capítulo:

a) La determinación del marco normativo nacional e internacional en materia de protección al medioambiente y al agua, así como algunas de las principales interpretaciones que los tribunales nacionales e internacionales han hecho sobre el deber de los órganos de gobierno de hacer efectivos esos derechos.

b) La contextualización de la situación de contaminación en la que se encuentra el acuífero en la península de Yucatán, a través del planteamiento de algunos de los principales casos que se han podido documentar en el estado, tales como los impactos generados por el establecimiento de granjas porcinas, uso de agrotóxicos y otros proyectos que explotan de manera no sostenible el manto acuífero de la región.

c)   La determinación de la responsabilidad de las empresas y del Estado en la situación de afectación ambiental que se vive en la península de Yucatán, a partir del deber de garantizar y respetar el derecho al medio ambiente sano con base en la aplicación del principio precautorio.

d) La identificación de medidas que, desde la sociedad civil, podrían implementarse para hacer frente a esta situación de contaminación y responsabilidad de autoridades y empresas.

Después de dos breves capítulos iniciales (1. Planteamiento del problema y 2. Objetivo de la investigación), el informe entra en materia presentando el derecho humano al medio ambiente sano y al agua y subrayando una importante estrategia jurídica en su defensa: el llamado “principio precautorio” como eje rector que garantiza el ejercicio de estos derechos. Para quienes no manejamos la jerga jurídica y queremos conocer la trascendencia de este nuevo instrumento en la defensa del medio ambiente, el informe resulta especialmente útil.

En un cuarto capítulo, se presenta la caracterización biocultural de la península de Yucatán, territorio en el que habita el pueblo maya peninsular, con un énfasis especial en su calidad de reservorio de agua. Inmediatamente, en el capítulo 5, el informe nos ofrece la enumeración de los principales riegos que enfrenta el respeto al derecho al medio ambiente y al agua, subrayando el impacto de la industria porcina, una de las amenazas más relevantes al acuífero. Los dossiers de los casos de Homún y Kinchil, compilados por el equipo Indignación A.C., ilustran de manera detallada las afectaciones que padecen los pueblos mayas de esas dos regiones. No deja de subrayarse, desde luego, las afectaciones producto de la utilización de agroquímicos en el suelo kárstico de la península, otra de las grandes causas de contaminación del acuífero peninsular, y las recomendaciones emitidas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en esta materia, establecidas en su recomendación 82/2018. No puedo no mencionar un cuadro sinóptico que ofrece los principales hallazgos en torno a la contaminación del agua por los plaguicidas. La información que ahí se contiene debería ser revisada por las autoridades gubernamentales en materia agropecuaria, para erradicar la nociva e irresponsable práctica, común a los gobiernos de distintos signos partidistas, de condicionar los apoyos al campo con la distribución de agroquímicos. Un apartado que concluye este capítulo del informe, hace referencia a otras, distintas prácticas, que atentan contra el respecto al derecho al medio ambiente sano, como las 418,021 concesiones de uso (y abuso) de aguas superficiales y subterráneas.

El informe cierra con el capítulo final, pero no por ello menos importante, que plantea las acciones que pueden ayudar a hacer frente a esta situación devastadora para las aguas de la península. Diecisiete sugerencias marcan los rumbos que tanto la industria como el Estado Mexicano deberían contemplar para hacer valer el respeto al derecho humanos a un medio ambiente sano y al agua. El informe termina con una amplia bibliografía.

Saludamos con entusiasmo la aparición de este informe, que no solo nos permite acercarnos a la situación del acuífero del territorio maya peninsular, sino que ofrece herramientas que pueden ser de mucha utilidad, no solamente para la batalla por la conservación del medio ambiente, sino para caminar hacia el pleno respeto al derecho a la libre determinación del pueblo maya. Enhorabuena a la Fundación para el debido Proceso y al equipo de derechos humanos Indignación A.C.

NOTA: El resumen ejecutivo y el informe completo “Contaminación del Acuífero Maya: Responsabilidad gubernamental y empresarial” está disponible en: dplf.org/es/AcuiferoMaya así como en http://indignacion.org.mx/contaminacion-acuifero-maya/.

Esta entrada ha sido leída 498veces


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: